De cazador para cazadores


Castillo de Requesens

Esperas de jabalí y turismo familiar en el Pirineo de Gerona



Recibimos en nuestro stand de Cinegética, la feria de caza de Madrid, la visita de Conchita, copropietaria de la finca Requesens, de 2.260Ha, una finca abierta enclavada en el Parque natural de la Sierra de la Albera. En la misma, se encuentra emplazado sobre una colina, el impresionante Castillo de Requesens, dominando los valles meridionales del Monte Neulós. Su propuesta, nos interesa y le prometo visitar la finca para estudiar sus posibilidades cinegéticas.
En mi primera visita, me sorprende la cantidad de alcornoques que tiene y el aprovechamiento del corcho de gran calidad que producen estos. También el majestuoso castillo que merece nos detengamos para conocer su historia y pormenores.








Conocemos su data de construcción, gracias a que en el memorial de agravios que dirige el conde Ponce I de Ampurias a su primo, el también conde Gausfredo II y al hijo de este Guilasberto II protesta por la reciente construcción de este castillo en un alodio (tierras exentas de pago de impuestos al señor feudal) que tenían en el condado de Ampurias. Podemos pues decir que la construcción del mismo, data de una fecha comprendida entre los años 1.040 al 1.071, aunque algún estudioso del tema fija en el 859 su fecha de construcción.

Los condes de Rosellón mantuvieron el dominio del castillo, dentro del condado de Ampurias hasta su extinción. Debían fidelidad al conde de Ampurias y también al vizconde de Peralada. En el siglo XII, los enfrentamientos entre ellos a raíz de la alianza entre los Rocabertí, vizcondes de Peralada, y los condes de Rosellón, convirtieron el castillo en un punto estratégico de gran importancia. Uno de los enfrentamientos, conocido precisamente como «guerra de Requesens» (1047-1072), se inició con la toma del castillo por parte del conde Ponce II de Ampurias, pues sus tierras quedaron aisladas y rodeadas por las del conde de Barcelona. Con objeto de pacificar la zona, el conde-rey Alfonso II del Rosellón, renunció a sus derechos sobre Requesens, en favor del citado conde de Ampurias.

En el siglo XIII, se amplía construyendo un nuevo recinto exterior. También durante este siglo, aparecen documentados los primeros señores del castillo apellidados Requesens.

Durante la cruzada contra la corona de Aragón, fue asediado por los franceses en el verano de 1.285 pero no consiguieron tomarlo. En 1.288 fue ocupado y saqueado por un ejército francés al servicio de Jaime II de Mallorca durante su invasión del Ampurdán.

El vizconde Dalmau VIII de Rocabertí, recuperó algunos bienes del condado de Ampurias, entre ellos el castillo, por donación de Alfonso el Magnánimo y esta familia, los Rocabertí, mantendrán su posesión hasta finales del siglo XIX.

Los últimos condes de Peralada, Tomás de Rocabertí y su hermana Juana, reconstruyeron y ampliaron el castillo entre 1.893 y 1.899 al estilo de lo hecho en el castillo de Peralada. La reconstrucción, se hizo al estilo medieval y con la misma piedra granítica de la zona, por lo que es muy difícil diferenciar lo original de lo reconstruido, razón por la cual, el castillo no recibe la protección y fondos para la misma, por parte de la administración.

El espectacular edificio actual, tiene tres recintos fortificados, con torres, portales, almenas y matacanes. En su interior, podemos encontrar la capilla dedicada a la virgen de Requesens, a la que los lugareños subían a pedir la Tramontana, viento fuerte y seco del norte que desecaba las abundantes zonas pantanosas, haciendo desaparecer así los mosquitos y la consiguiente malaria.

Las caballerizas, en realidad no fueron nunca tales, si no puro escenario de la película “El perfume”, basada en la novela de Patrick Süskind, gran parte de la cual se rodó en el castillo.

Todo el conjunto, está ajardinado y una corriente de agua lo recorre manteniendo el nivel de diferentes albercas.

Si lo visitas, estimado y sufrido lector, fíjate que en una de las estancias más altas, hay una bañera hecha de una sola pieza de mármol. Dicha bañera, es mencionada en varias de las novelas de Patrick O’Brian de la serie Aubrey-Maturin sobre la Royal Navy durante las Guerras Napoleónicas. El autor, coloca la bañera en un castillo propiedad del médico, naturalista y espía catalano-irlandés Stephen Maturin. No debe extrañarnos, pues este autor, escribió gran parte de su obra en Collioure, pequeño pueblo costero francés situado a pocos kilómetros del castillo.

En 1.936 fue brutalmente saqueado por activistas de la CNT-FAI y posteriormente, durante la dictadura, ocupado por el ejército que modificó y dañó dependencias para instalar cocinas, un hospital militar, etc.

Cuando el ejército lo abandonó, fue nuevamente saqueado. La propiedad actual, sin ningún tipo de ayuda, hace un enorme esfuerzo por mantener y rehabilitar en lo posible el castillo.

En mi primera visita, veo grandes posibilidades, por la abundancia de jabalís (no olvidemos que estamos en Gerona, donde estos son plaga) y tranquilidad de la finca, de orientar la caza hacia las esperas, combinando esta oferta con el turismo cultural para que el cazador, viste acompañado de su familia, el castillo, el Monasterio de Sant Pere de Rodes, Cadaqués, El Port de la Selva, El museo Dalí, alguna de las exclusivas bodegas de vinos del Ampurdán, etc.




En la segunda visita, comprobamos con satisfacción que los lugares donde se pone pienso para las vacas, están todos visitados por hembras de jabalí con crías, pero todavía los grandes machos no dejan su tarjeta de visita.

Preparamos pues la tercera visita acompañado por mi gran amigo Iñaki y nuestras respectivas esposas durante el primer fin de semana de agosto, aprovechando la luna llena.

Voy a llevar mi Bergara B14 del 7mmRM, un rifle que ya conoces estimado lector, que reúne fiabilidad, belleza y precisión a un precio muy discreto. Tal es el éxito de este rifle, que Bergara rifles está trabajando a tres turnos de lunes a domingo y pese a los muchos que producen, me consta que hay lista de espera para poder adquirir uno.



La munición a usar, será una punta que expanda, pero que también nos garantice la penetración en los disparos en espera, que pueden ser a muy corta distancia, donde una punta se la juega y puede sobre-expandirse sin penetrar lo suficiente. Sin duda alguna, escojo la punta universal por excelencia, que se adapta a cualquier circunstancia de caza, Nosler Partition, en este ocasión de 160 grs, que sobre 65,6 grs de RS70, sale a 928 m/s y proporciona buena precisión.


4/8/17
Nos reunimos con Iñaki que ha viajado desde Euskadi. El alojamiento de la finca, sin ser lujoso, es cómodo y fresco, pues se trata de un antiguo monasterio franciscano cuyas paredes tienen un metro de grueso. Los almuerzos y comidas, se hacen en La Cantina, un pequeño restaurante donde se come carne de animales de pasto y embutidos hechos por el personal que lo atiende. Realmente bueno y abundante, tal como se comía antes!!!





Acompañados por Lluís, el guía de la finca, recorremos los comederos, ya en el primero, vemos una hembra con su piara, nos colocamos en el último que visitamos y todavía con luz de día vemos varias piaras de jabalís. Se trata de hembras con rayones y algún ejemplar del año pasado. De momento, solo hay un macho, pero es poco más que un primal. Pasa el tiempo sin darnos cuenta, gracias al espectáculo de ver jabalís libertad, Iñaki tiene buena luz todavía y está grabando vídeo. Cuando comienza a oscurecer, llega un jabalí mayor y más claro, al que respetan y guardan distancia el resto, Lluís cree que es un macho, yo que lo estoy viendo por el visor, opino que es una gran hembra sin prole, pues no le distingo el pincel, estamos a unos 60 mts del comedero pero a simple vista, estos detalles no se aprecian, le paso los prismáticos a Lluís para que juzgue e insiste en que es un macho. Ya la oscuridad va ganando terreno y casi no se distingue nada a ojo desnudo, la luna, no tardará en alumbrar, de pronto, veo por el visor, un nuevo animal, metido en el bosque, que por su porte y tamaño, no deja duda, es un macho grande, está atravesado y se mantiene antes de llegar al comedero recelando, temo que se termine marchando y comento con mis compañeros la conveniencia de disparar en estas condiciones, Lluís no le ve todavía, pero dice que si estoy convencido, adelante, Iñaki dice que ya no tiene luz para grabar. Le apunto al codillo y acaricio el disparador, suena el “clic” de la aguja picando en vacío, no he alimentado la recámara!!! Acerrojo haciendo el menor ruido posible y apunto de nuevo, el macho ha oído algo y se ha girado 180º, el codillo es de nuevo mi objetivo, oprimo el disparador ahora con prisa, temiendo que en cualquier momento pegue la arrancada y el potente fogonazo del 7mmRM me tapa la imagen del animal, este corre hacia la izquierda y desparece con el resto de jabalís. Me pregunta Lluís si le he dado y le respondo que sí. Vamos al tiro y no se ve sangre, Lluís se va hacia la derecha e Iñaki y yo hacia la izquierda, sigo la trayectoria que me ha parecido llevaba en su huida y veo el brillo de su piel a la luz de la luna, ha corrido unos 20 mts desde el lugar del disparo. Tiene el tiro en el codillo, pero solo ha dado sangre en su caída. La Nosler Partition ha hecho bien su labor, como siempre.



El macho, de unos 80 kg, tiene una boca preciosa, es un animal ya viejo que da medalla de bronce.





Tras una sesión de fotos como para una boda, todavía nos da tiempo de reunirnos con nuestras esposas y disfrutar de una cena inolvidable regada por un tinto dels Aspres, riquísimo pero peligroso, pues tiene mucho grado (15º), como la mayoría de vinos del Ampurdán.


5/8/17
Nos levantamos tarde y viajamos hacia Sant Pere de Rodes, un antiquísimo monasterio benedictino situado en la montaña de Verdera y a los pies de las ruinas del castillo del mismo nombre. El monasterio está a 520 mts de altitud donde el pirineo se sumerge en el Mediterráneo y desde el mismo, la vista es impresionante, pues se ve Llançà, El Port de la Selva y El cap de Creus.








La importancia histórica del conjunto, está a la altura de la magnificencia del mismo. El origen del monasterio, se pierde en la noche de los tiempos, la leyenda, dice que por encargo del Papa y para evitar que cayera en manos paganas, tres monjes escondieron en este punto la reliquia consistente en la cabeza y brazo derecho de San pedro, cuando volvieron a recogerla, no fueron capaces de encontrarla y permanecieron años buscándola, finalmente uno de los monjes la halló, pero el Papa decidió entonces, que había que interpretar el extravío como la voluntad del santo por permanecer en ese lugar, para lo cual fundaron un centro de peregrinaje a la altura de Roma y Santiago de Compostela en cuanto a la indulgencia allí conseguida. A finales del siglo IX, está documentada una pequeña celda monástica que se disputan dos abadías, San Esteban de Banyoles y San Policarpo de Rasès.

Apoyado con donaciones de tierras y privilegios por el conde Gausfredo de Ampurias, el Papa y los reyes francos, en el año 944 se convirtió en abadía. La consolidación del poder y prestigio de dicha abadía, se sitúa entre los siglos XII y XIII, convirtiéndose en uno de los centros de poder espiritual, político y económico más importantes de su tiempo.

En los siglos XV y XVI, comienza la decadencia del monasterio, debido a los ataques de franceses, piratas y bandoleros, también por la crisis del sistema feudal y la orden benedictina.

Tuvo un nuevo periodo de esplendor durante los siglos XVII y XVIII, gracias a la expansión del cultivo de la viña que se vivió en Cataluña. Esta nueva etapa de auge, finalizó con la plaga de la filoxera, insecto que provoca la muerte de la vid, que procedente de Estados Unidos, entró en esta zona desde Francia.

Debido a los ataques y saqueos, por parte de tropas francesas y bandoleros, en 1.798 los monjes deciden abandonar definitivamente el monasterio, comenzando la expoliación del mismo.

En 1.930, fue declarado monumento histórico artístico nacional y se inicia la restauración del mismo. Durante la campaña de excavación de 1.989, apareció en el palacio del abad, un importante tesoro numismático consistente en 658 monedas de oro y plata que datan de los siglos XIV y XV.

Todo el conjunto del monasterio es majestuoso, pero resalta sobre el resto, el campanario de estilo lombardo, la torre de defensa y en especial la nave de la iglesia, cuya decoración y capiteles, de estilo corintio, muestran una voluntad de recordar construcciones de época romana. La bóveda de cañón de 16 mts de altura de la nave central, se sostiene sobre un poderoso sistema de pilares y columnas que resultan impresionantes. Las naves laterales, con bóveda de cuarto de cañón, actúan de contrafuertes.

Una vez concluida la visita del monasterio, comemos en un restaurante del paseo marítimo del Port de la Selva, un bello pueblecito costero, que al igual que Cadaqués, que visitamos después de comer, son visita obligada.

Regresamos a Requesens, para mostrar a nuestras esposas jabalís salvajes con luz diurna en una finca abierta, ellas, no terminan de creerlo y piensan que si ven uno, se asustarán. Vamos al comedero donde ayer cazamos el macho y las hembras con crías no tardan en aparecer. Sin hacer mucho ruido, nos acercamos y llegamos a estar a pocos metros de ellos, que nos miran sin demasiado interés. Isabel y Carmen, nuestras esposas, con ojos como platos, disfrutan de la escena hasta que empieza a faltar la luz.




6/8/17
El enoturismo, es muy recomendable en el Ampurdán. Por la mañana, visitamos las Cavas de la Masía Serra, en Cantallops, donde cultivan las variedades Garnacha, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot y Marselan. Hacen con ellas unos vinos bastante exclusivos,




Nos llama la atención que en las cabeceras de cada hilera de viñas, plantan un rosal. El objeto de esta práctica, es que estos, que son atacados por el mildiu de la vid (hongo) antes que las viñas, den la alarma para comenzar el tratamiento químico contra dicho hongo.

Comemos en Requesens unas carnes y embutidos inolvidables, regados por un tinto llamado Verdera que está delicioso y tras la visita del castillo, regresamos a nuestros hogares con un pensamiento común, volveremos!!!!



Carlos Mas
Requesens, agosto de 2.017

Lista de Relatos