De cazador para cazadores

LES VALLS D’ÀNEU



Magnífico comienzo

Reciben este nombre, una serie de valles de increíble belleza situados en el Pallars Sobirá (Pallars superior), al este del Valle de Aran (Era Val d’Aran) y comunicados con el mismo por el Port de la Bonaigua.


Conocí estas maravillosas tierras cazando un gamo, en lo libre y con nieve, Esta cacería, me dejó un muy buen recuerdo y me demostró que los gamos, son animales muy ariscos y divertidos de cazar cuando la cacería se realiza sin vallas y sobre animales totalmente salvajes. En la zona, las especies de caza mayor, son:

- Rebeco, autóctono y muy abundante.
- Corzo, introducido durante la segunda mitad del siglo pasado. Actualmente hay una buena población.
- Ciervo europeo, ha llegado al valle desde Francia. Curiosamente, es el único lugar de la península donde existe. Los machos, sobrepasan fácilmente los 200 kg. No comparte hábitat con el ciervo ibérico, que puebla el resto de la península, pero les faltan a ambas poblaciones, unas pocas decenas de kilómetros para coincidir.
- Gamo, proviene del Asia menor y del este del Mediterráneo. Fue reintroducido en varias ocasiones, la última, en los años 50. Actualmente puede que sea el cérvido más abundante y según el guarda Nasi, el más difícil de cazar. Para tener éxito, hay que ir durante la ronca o cuando ha nevado y bajan de cota. Donde abunda, tiende a desplazar a las otras especies de cérvidos.
- Muflón, ha llegado procedente de Andorra, donde fue introducido en la década de los 90. Es la especie que habita a mayor altura y se precisa una buena condición física y capacidad para realizar disparos lejanos para cazarlo.
- Jabalí, habita en todo el valle, pero es muy duro cazarlo en batida, debido a lo abrupto del terreno.
- Oso, hay quien afirma que aquí nunca llegó a extinguirse. La población está recuperándose y actualmente hay 35-40 individuos que no dan especiales problemas de convivencia con los ganaderos. Está totalmente protegido.

El objetivo de la cacería, en esta ocasión, es un gamo selectivo.
La fecha que he escogido, es el 16 de febrero, esperando que haya nevado ya bastante y así los gamos, bajen de cota. A la vez, el paisaje con nieve, es todavía más bello si cabe.



Me gustaría cazar con Nasi, guarda de la zona que es mi amigo y ejemplo de buen hacer y amabilidad. Me ha comentado, que si no le asignan la cacería a él, si no tiene servicio asignado, solicitará acompañarme.

Desde aquella primera cacería, he vuelto varias veces a cazar en estas tierras y a medida que las voy conociendo, me ha llamado la atención la toponimia (onomástica geográfica) de las mismas. Hay muchos pueblos y enclaves geográficos, desde la Cerdaña catalana, hasta el mismo país vasco, pasando por Andorra, El Pallars, El valle de Aran, el pirineo aragonés y el navarro, cuyo nombre es claramente proveniente del euskera. Intrigado, le pregunté a un maestro de la zona el motivo de ello, pero la explicación que me dio, no resulta demasiado convincente.
Indago en la maravillosa herramienta del saber que es Internet y lo que encuentro, me deja perplejo. Eminentes estudiosos del tema, como Menéndez Pidal, Rohlfs y Corominas, llegan a la conclusión estudiando los topónimos, que el euskera, no solo fue la lengua común en todo el Pirineo, donde en algunos reductos de Cataluña se siguió usando hasta el siglo XVII. Si no que se usó en gran parte de la península.



Ejemplo de estos topónimos, son los creados a partir de los lexemas:
berri = nuevo
gorri = rojo
erri = pueblo
haran = valle
amai = fin
uri = ciudad
tor = montículo, elevación aislada. Al parecer, también viene del euskera y lo encontramos dando nombre a un pueblo (Tor) de La Vall Ferrera que hace frontera con Andorra y en múltiples pueblos catalanes y mallorquines (Toralla, Torà, Torelló, Toraixa, etc.), pero también en Francia (Tornac, Tournon, Tournay, etc.) Siendo el caso más destacable, Tornafort en Cataluña, Tournefort en Francia y Torna Fort, fortaleza situada en el estado de Maharashtra, en la India!!! Lo cual sugiere la existencia de una lengua común muy antigua, relacionada con el euskera.
Resulta también muy curioso, por ejemplo, que el antiguo nombre de Guadalajara, Arriaca, parece provenir del euskera arriaga (pedregal).

Como ya me he ido bastante por las ramas, os comentaré el arma que voy a llevar. Va a ser un viejo conocido vuestro, mi súper preciso Bergara BX11. En esta ocasión, aunque espero haya nieve, llevaré su bonita culata de madera. El calibre, lógicamente será el 7x64 y la munición, Barnes TSX de 175 grs. sobre 54,8 grs. de Vihtavuori N165. Esta receta, en este rifle hace “moscas” a 100 mts. Si vais a ensayar esta carga, proceded como es debido, comenzando con un 10% menos de pólvora e ir aumentando gradualmente, el peso de la misma, vigilando cualquier síntoma de sobre-presión.



Tened especial cuidado, con las puntas mono-metálicas, como es este el caso. Se comportan de forma diferente a las de núcleo de plomo y las cargas de unas, no se pueden usar en las otras.
Me hubiera gustado estrenar el nuevo Bergara B14, pero no estará todavía listo para estas fechas. Al parecer, el lanzamiento de este nuevo rifle, ha sido un éxito. Tanto, que antes de salir al mercado, la marca ya tiene bastantes miles de unidades pedidas, tanto para el mercado americano, como para el europeo. La fama de precisos de los cañones que equipan sus rifles (y los de otras muchas marcas, que para ellas fabrica Bergara) y una serie de detalles, propios de rifles más caros, tales como:
- El rifle es fácilmente customizable por compartir componentes, como la culata, disparador, etc. con el Rémington 700.
- Lleva disparador ajustable de serie.
- El modelo de madera, es de nogal americano, terminado al aceite.
- El modelo de madera, lleva la acción montada sobre pilares.
Unidos a un precio realmente ajustado, 699€ para el de plástico y 799€ para el de madera, son sin duda responsables de este éxito.



Comenzará a distribuirse después de la feria Cinegética, a finales de marzo.

Reservo alojamiento en el Hotel Cases, muy cómodo y nuevo, un remanso de paz y un lugar donde disfrutar de una gastronomía tradicional, con productos de temporada a buen precio. Inolvidables son la lasaña de calabaza, los pies de cerdo a la brasa y el paté acompañado con all i oli de membrillo. Raquel reina en la cocina y su hijo Jordi os atenderá en el bar y en el restaurante.




El viernes 13, cazó en el mismo lugar, mi amigo Joan un trofeo muy bonito de gamo de los que habitualmente gestionamos en la zona. La cacería, la hizo guiado por Nasi y disparó a 300 mts ante la imposibilidad de acercarse más.




Llega el momento tan esperado, me recogen Nasi y Ramón a las 7, 45 de la mañana y sin tiempo de tomar el desayuno, salimos en dirección hacia el Port de la Bonaigua para cazar en la zona de Esterri d’Àneu, Isil, Jou y Son del Pi. Vemos los primeros gamos en los alrededores de esta última población, pero no nos dan posibilidad de disparo. Nos dirigimos hacia Isil y desde la carretera, veo un gamo en la pared montañosa de nuestra derecha. Paraaaa, paraaaa!!! Me ilusiono ante tan buen trofeo, pero rápidamente Nasi me recuerda que esta vez, no me corresponde trofeo, sino selectivo.




Recibimos la llamada de dos guardas que han localizado un trofeo que se adapta a lo que buscamos. El animal, está en unos bancales sobre un puente romano. Para cuando llegamos, se ha echado y no lo vemos desde nuestra posición. Esperamos durante casi una hora a que le dé el sol para ver si entonces se levanta, pero no se deja ver de nuevo.
Subimos hacia una borda (caserío) muy querencioso y debido al grueso de nieve, tenemos que abandonar el 4x4 antes de llegar. Continuamos a pie y lo cierto es que me cuesta seguir a los guardas, me hundo en la nieve y cada paso requiere mucho esfuerzo. Cuando llegamos, un grupo de ciervas que se halla a 400 mts nos detecta y comienza la huida. Un grupo de gamos macho entre los que hay alguno bastante grande, viendo a las primeras huir, decide seguirlas sin darnos tiempo a valorarlos. Nasi va a dar un rodeo por si hay animales que no hemos visto. Desde la borda, Ramón y yo, vemos un corzo, otro grupo de ciervas y una piara de cuatro jabalís que cruzan huyendo del ruido. La vista de estos, me altera el pulso, pero no disparamos por no alertar al posible trofeo. Es curioso que estos animales, de los que llevo cazados más de cien, me emocionen más que cualquier otro de los que solo tengo cazados unos pocos.



Regresamos hacia la zona de Jou y por los numerosos rastros en la nieve, comprendemos que los gamos se hallan en el bosque. Localizamos alguna hembra, pero los machos no se dejan ver. Son ya las 3 de la tarde, decidimos regresar a la Guingueta a comer y ya casi llegando, Ramón que va en el asiento trasero, manda parar. Ha descubierto varios machos en la linde del bosque. Cruzamos por los bancales del fondo del valle y nos colocamos a 200 mts de ellos. Hay varios, pero yo solo veo un bareto más alto y junto a un pino y un macho adulto perféctamente atravesado por debajo de él. Me ordenan tirar al mayor y le apunto al codillo para no afectar ni lomos ni paletas. Monto el pelo y al disparo, oímos claramente la Barnes haciendo carne. Sube Ramón a cobrarlo y encuentra abundante rastro de sangre a escasos metros del impacto. El animal, ha corrido unos 30 mts antes de morir.



Lo bajamos y veo con satisfacción que es un macho viejo, con las palas muy gastadas de luchar y gordo como una pelota. Lo aviamos y llevamos al hotel donde lo colgamos y después de un magnífico almuerzo como acostumbran a servirnos en el Hotel Cases, procedemos a pelarlo y descuartizarlo. En eso estamos, cuando viene Raquel, la propietaria del hotel. Me pide el cuchillo y me quedo asombrado ante su habilidad, no he visto en mi vida a nadie pelar a tanta velocidad y precisión (y he visto bastante gente haciendo este trabajo).



Me despido de tan agradable gente y con el trofeo y toda la magnífica carne del gamo en el coche, en unas cuatro horas estoy en casa.

Carlos Mas
Les Valls d’Àneu. Febrero de 2.015

Lista de Relatos