De cazador para cazadores

XIX - Diario de un safari

Día 26 de junio de 2008

Estoy en mi trabajo (en el instituto) son las nueve de la mañana, dejando bien atado todas los asuntos burocráticos de última hora, informes, memorias, exámenes, etc...

Dentro de un rato, a las 14,15 horas, cogeré un avión que me llevará hasta Mallorca y mañana otro que nos llevará hasta África, no estoy nervioso pero tampoco ando tranquilo soy nuevo es esto y me parece imposible que en breves horas se haga realidad uno de mis mayores sueños, pisar tierra africana y realizar un safari de antílopes acompañado de unos buenos amigos, quedan atrás largos preparativos y conversaciones con el organizador (Carlos Mas)

Día 27 de junio de 2008

Son las ocho de la mañana, mi amigo pepe, se le olvidó advertirme de una tasa que necesitaré si quiero llevarme mi rifle conmigo, así que visita a la guardia civil y pago en el banco de la tasa correspondiente, una vez concluido tan inútil trámite, nos dirigimos sin mayor dilación al aeropuerto, me acompaña mi padre, allí hemos quedado con el resto de la expedición, Pep Santandreu, y Don Antonio Jaume

Como no podía ser de otra manera confusión y líos de última hora, para el embarque, que logro solventar discutiendo un rato con una alemana rellenita de Air Berlín, al final todo bien y embarcamos rumbo a Munich para después dirigirnos a Namibia

Durante el vuelo, bocadillos alemanes de pepino y mantequilla, por cierto deliciosos (se acabó la dieta mediterránea) las vistas preciosas – impresiona ver los Alpes infinitos y nevados ¿cuántos rebecos habrá por allí? …que ansia de caza…Con el descenso contemplamos la belleza del país germano, verde por todos los sitios, campos de cultivo y bosques de confieras, un espectáculo... llegada a Munich y parada de cuatro horas, aburrimiento y cansancio...

Nos hacemos amigos de un operario de allí el cual esta casado con una asturiana (ya la tenemos liada), le pedimos que nos ayude con el tema de las armas y nos dice que esperemos 20 minutos que irá a consultarlo, pasado ese tiempo se presenta (como no, es alemán) con noticias, nos dice que todo esta correcto y que de paso se lo preguntará a su esposa, vamos la española y asturiana, se pone y me la pasa, pues nada hablando con ella como si la conociese de toda la vida, allí perdidos en un aeropuerto gigantesco hablando con la mujer asturiana de un funcionario alemán, pues nada pufffffff ... lo más normal del mundo “cosas de la caza”

Aprovechamos las horas que tenemos para ingerir algo, para ello salimos de la terminal nos exigen control de pasaporte y detienen para cachear a mis dos compañeros; estando en el restaurante mi móvil suena, una amiga del trabajo me manda noticias, mis compañeros dan buena cuenta de las suculencias alemanas yo mientras tanto me comunico con mi compañera mensaje va, mensaje viene apenas como algo nervioso como estoy; me gustaría que ella estuviese aquí para venir con nosotros... le hubiese encantado, en otro ocasión será.

De nuevo a enseñar pasaporte y control rutinario, llegamos a la puerta de embarque y subimos sin más al avión; nueve horas de vuelo que pasamos como podemos comiendo, durmiendo y soñando

 

Día 28 de junio de 2008

Llegamos del vuelo de Munich agotados y agarrotados, África nos recibe con todo su esplendor a las 6 de la mañana por las ventanillas del aparato observamos alucinados su amanecer y por primera vez, para mi, contemplo el color de su tierra, es una tierra inmensa, los ocres dominan el paisaje, su cielo inmensamente azul.

Bajamos y pisamos Namibia, ahora toca rellenar documentos y recoger rifles a la salida ya nos espera nuestro cazador profesional (PH) un tipo simpático, cortés y muy educado de metro noventa y 100 kilos de peso llamado Japie, apretón de manos y subimos al Toyota que nos lleva en 2 horas hasta su propiedad.

Llegada a Neuhof (nombre de la finca) y nos acomodamos en nuestros aposentos, confortables y bien equipados pero sin florituras, en media hora estamos probando los rifles, cazamos con dos 30-06 y un 375, solamente yo he traído arma las otras nos las presta Japie, varios tiros, todo bien y nos vamos a comer, agotados del jet lag nos aguarda nada más y nada menos que una lasaña de ñu, ahí queda eso, mi estómago que es muy triquis miquis no dice ni muu y lo acepta complaciente, esta gente sabe cocinar muy bien la carne de caza, no les queda otro remedio, llegaron aquí hace 100 años y se adaptaron al entorno y a sus recursos.

Pequeña siesta y a las 15 horas primera salida de caza, o más bien toma de contacto, Don Antonio va solo, Pepe y yo iremos juntos, la tarde no puede empezar mejor y se salda con un precioso Duiker cazado por el que escribe estas palabras, ya cuando estábamos a punto de regresar a la casa se nos cruza un pequeño animal en nuestro camino, Pepe ya veterano me cede complacido el lance (se divierte de verme cazar y en tan sublime momento nos entendemos sin hablar), yo por mi parte cumplo con el compromiso y abato limpiamente al animal de un tiro en el costillar una vez que Japie (PH) da el visto bueno (tras valorarlo rápidamente con sus prismáticos) un tiro fácil sin bajar del coche a unos 50 metros, teniendo en cuenta que las hierbas y su propio color lo hacen del todo mimético, es una especie de “relleno” en un safari pero yo lo disfruto intensamente como el mayor de los kudus, la bala utilizada 30-06 de 180 g Swift a Frame.

Llegada a la casa, felicitaciones por parte de todos por la captura (congratulations) cena y a dormir.




Día 29 de junio de 2008

Nos llaman a las 5,30, desayunamos a las 6, tostadas, fiambres, café, zumos, mermeladas, cereales y panecillos, todo riquísimo un verdadero manjar, a pesar de haberme estrenado en el día de ayer estoy inquieto, hoy la cosa empieza de verdad y estando aquí uno ante todo tiene que hacer las cosas bien, por los trackers, por el PH y finalmente para uno mismo.

Son tres los PH (Japie, Koos y Kallie) a mi se me asigna el tercero y más joven Kallie, trabaja muy bien, habla poco pero conectamos a lo largo del día.

Vueltas con el 4x 4 para localizar la primera pieza del día, yo ni siquiera sé cual están buscando, pronto salgo de dudas, me enseñan una manada de kudus a 500 metros con muchas hembras, metidos en un bosquecillo de maleza, - siempre lo he dicho no hay nada como empezar fuerte, ni impalas, ni Springbuck ni puñetas, a por la bestia parda del safari, o lo coges o lo dejas tu mismo...

Da orden de parar el vehículo, y nos bajamos tenemos que hacer una buena aproximación para ponernos a distancia de tiro están en el quinto pino, no se como lo haremos, pues está lleno de hembras, el coche se marcha y eso les distrae, nosotros tapados por la vegetación damos un tremendo rodeo para aproximarnos, andamos tracker, PH y yo, de repente Kallie me indica que hay un kudu a tiro en frente y en ese momento empiezan los problemas, el profesional me habla bajito en un inglés muy raro... bufff  menudo desastre no entiendo lo que me dice, vaya situación, le pido la distancia me indica 250-300 metros a mi ya me lo parecía, los kudus se ven como pulgas, se me hiela la sangre ante tanta presión, tengo muy buena vista y apenas logro apreciar unas formas oscuras entre árboles y el me dice que tire, bien empezamos...

Le indico no sé como, que quiero acercarme un poco más el sin rechistar lo hace y con mucha cautela andamos largo rato los tres, deshaciendo lo ya andado, luego durante unos 40 minutos vamos observando los animales y Kallie muy sabio me lleva 500 metros hacia la derecha, sabe que van desplazándose e intuye su querencia, al poco rato vemos los primeros animales, caminan lento entre los árboles, él busca el macho bueno con desesperación, yo mientras aguanto mis nervios como puedo, después de todo este show no le puedo defraudar (respiración agitada y concentración al máximo) de pronto se gira y me dice la palabra esperada kudu “big male” ahora me toca a mí, me coloca el bípode y salgo de detrás de su espalda (era su sombra) el animal estará a unos 170-180 metros y nos mira, como enterándose de la película, yo por mi parte estoy manteniendo la calma como puedo, sitúo el rifle en la horquilla, quito el seguro y monto el pelo, a continuación coloco el dedo en el gatillo y la cruz del anteojo en el pecho del animal, sin respirar voy presionando suavemente el gatillo con la cruz en su sitio y me sorprende el tiro, me descoloco y no veo nada…

Kallie me pregunta, yo sin respuesta, avanzamos apresurados hacia el tiro, pronto aparecen los trackers en la lejanía, seguimos caminando, llegamos al tiro, Kallie busca su sangre, seguimos andando hacia su huida, de repente nos cruzamos ya con los trackers, los cuales lo habían contemplado todo desde el otro lado.

En un instante miro a uno de los trackers a los ojos y éste con una sonrisa picara y sombría me devuelve la mirada, sus ojos me lo habían dicho todo, mi corazón se llena de gozo, ellos en su posición lateral lo vieron todo, a los 20 metros vemos el precioso animal yaciendo en el suelo con un tiro de corazón, la alegría nos inunda, gritos de Kallie y míos abrazos y fotos por doquier.

Regreso a la casa sobre las 10 de la mañana, y ya con un kudu, nos dan la gran noticia de que pepe ha cazado su Eland, que más se puede pedir, llega pepe y los dos nos regodeamos contemplando sendos trofeos.

Volvemos a partir no vemos nada y regreso a las 12 para comer, pequeña siesta y de nuevo al jeep, buscamos y buscamos toda la tarde con mi PH Kallie y el tracker Derks, sin éxito, casi anocheciendo nos metemos cerca de un grupo de Orix, numeroso, están en lo más denso y enmarañado del bushvelt, al final Kallie me indica y Derks coloca el trípode, hay tantos (machos y hembras tienen cuernos) que no se cual es el escogido, dudo un instante y pierdo la ocasión de tiro, me siento torpe y les pido disculpas, tanto trabajo y al final no he resuelto, bueno así es la caza... regreso a la casa, cena y a dormir

Durante la cena intercambio de impresiones, los PH suponemos que informan al jefe (Japie) de lo acaecido a lo largo del día, finalmente se organiza el día siguiente, ahora viene Japie conmigo, supongo que para arreglar lo de mi Orix con la finalidad de que no empiece a ponerme nervioso, por no cumplir con mi paquete 




Día 30 de junio de 2008

A las 5 diana, vestirnos y copioso desayuno, vamos ocupando nuestros 4x4 y veo que se cogen víveres, interpreto e intuyo día durillo (y así fue) cada uno hacia su destino, en mi caso teníamos que solventar la papeleta del Orix, para ello nos desplazamos a otra concesión, llegamos y sin más hacemos una pequeña entrada Japie y el tracker van muy calientes, supongo que tendrán algún ejemplar controlado, falsa alarma, volvemos al coche y seguimos buscando.

La zona es brutal, con matorral bajo con pocos árboles y muchos pedruscos, inmensa y el día muy caluroso, supongo que el infierno será algo así; buscamos y no vemos Orix, llegamos hasta un lago gigante pero seco, a la llegado veo un animal parecido a un zorro, con largo rabo, ellos no lo ven, probablemente se trate de la hiena pequeña o bien un zorro de orejas grandes, quien sabe...

Luego cambiamos de zona en la misma concesión, volvemos a entrar hacia el lago vemos muchos ñus azules y a unos 400 metros un grupo apetitoso de hartebeest, Japie los mira pero no me indica que tire, un espectáculo no descriptible en palabras; se hace mediodía y nos dirigimos a un hide para comer un poco y descansar, vemos facos y muy a lo lejos un grupo de cebras (500 metros, pepe las busca y me salen a mí) estoy un tanto cansado por el sol y mi hernia discal me manda continuos mensajes de su existencia, intento serenarme y estar a la altura del equipo, los guías se me duermen en el hide y los comentarios jocosos aparecen, ellos hablan afrikáner y no hay cristo que los entienda, todo me da igual y yo también me río...

Pasa una hora y reanudamos al poco rato Japie me pone a unos 110 metros un buen macho en un grupo y de costado, me coloco sin concentrarme y fallo estrepitosamente, un gatillazo garrafal, vamos al tiro el tracker y Japie buscan alguna gota de sangre durante más de 15 minutos, yo simplemente me muero de vergüenza y humillación, para esto uno no está preparado, estas personas son verdaderos profesionales y si fallas te quieres morir, pero es tal su profesionalidad que aceptan mis disculpas contentos y reanudamos (el día como auguraba estaba poniéndose cuesta arriba, empezaba a descubrir la otra cara de África o mejor dicho, la verdadera, en la cual uno tiene que sobreponerse a las dificultades)

Pasa una hora y me vuelven a colocar delante de un macho, hay matorral y está lleno de sombras, pero es un tiro fácil, dudo y el animal se mueve, se desesperan, camina unos 15 metros alejándose y me da culo, les digo que lo tengo y me dicen ok, tiro y de nuevo fallo, que horror.................... Mi cara es un poema y la de ellos indescriptible, lo encajamos todos y reanudamos (la bala se desvió varios metros)

Cambiamos de zona con el jeep, vemos un chacal, y un Steenbuck África es maravillosa (soy cazador pero me encanta la fauna y la flora), ni comento lo de tirar, el horno no está para bollos.

Nos detenemos y ellos ven unos machos a unos 150 metros, yo no veo nada, luego consigo detectar sus rostros (lo único visible) que nos miran atentamente y se delatan al mover los cuernos, Japie se lo mira pero no lo ve claro, se cansan de nosotros y al final se van (parecen espectros a lo lejos con esas manchas negras en la cara y sus cuernos marcan una especie de v) menudo día.

Volvemos al coche yo ya empiezo a ver el día perdido, todos ya vamos relajados dando la cosa por perdida, en eso que por arte de magia vemos una fugaz (por la velocidad del vehículo) estampa a nuestra derecha, coño es un Orix, Japie hace toc toc al conductor y éste para y retrocede con el jeep, ya que un árbol nos tapa, pues si esa estampa es un Orix que nos mira perplejos a unos 70 escasos metros de frente, como alucinando y preguntándose de donde narices habrán salido estos tíos, su asombro es mi suerte, ahora el embobado no soy yo.

Sin que Japie me diga nada me coloco como puedo en posición de tiro, en un instante le pongo la cruz con todo el cuidado y la rabia del mundo en medio del pecho y aprieto rápido pero firme el gatillo, el bicho encaja el tiro y huye, la alegría me embarga, rápidamente veo que la cosa no esta clara, Japie y el tracker no lo ven claro, en mi opinión es buen tiro, pero ellos siguen murmurando, nadie baja, ahora sí, caras serias y empezamos el avance   <<no se crean 300 kilos de Orix furioso con dos espadas de un metro dentro de la maleza no es tontería>>

Japie me llama a su lado, como responsable del entuerto, monto bala y quito seguro, a lo que se mueva le disparo, (luego los expertos hablan de caza peligrosa elefante, león, leopardo, búfalo... para mí el Orix también lo es) andamos y de repente lo ven en el suelo, la bala en el pecho lo reventó, ahora si saboreo la gloria, lo cace encima del jeep, bueno lo cace como pude y que es mi trofeo, y las he pasado canutas, Japie lo valora me dice que es muy viejo, esta lleno de cicatrices en cara y cuello, tiene una puñalada de peleas de la cual al abrirlo le sacamos medio litro de pus, lo contemplo es un animal impresionante tiene el cuerpo de un caballo, es una bestia sus medidas 83 cm de cuerna, lo cargamos y dejamos la carne en la concesión, regresamos cansados y felices a casa, son las 17 horas, ducha y cena,

Es un trofeo regresivo por su edad un tanto decrépito, pero es un gran patriarca curtido en mil batallas, un trofeo con personalidad




Día 1 de julio de 2008

Diana a las 5 y desayuno a las 6, hoy me toca cazar con el tercer ph Koos, el día se nos dará bien, empezamos buscando hartebeest para completar mi paquete, buscamos toda la mañana, y nada, los trackers se dejan los ojos pero aparte de un grupo de hembras (unas 40) no hemos visto nada destacable, buscamos un macho adulto decente, en esto que buscando, oímos ruidos a nuestra derecha todos nos paramos y agachamos, “solamente” son un grupo de elands a unos 30 metros, no me planteo tirar, en este safari no he venido a por el Eland, reservo ese menester para otro viaje, pasan hembras y hasta un buen macho tirable, que en mi opinión es el que mató Don Toni Jaume en su último día, el avistamiento es espectacular, algo muy bonito

Cambiamos de zona le digo a Koos que si sale ñu le tiraría, el no lo duda, y me lleva a una zona de ñus, esta gente es muy servicial y por otra parte lo que buscan es que caces mucho para así facturar mejor, yo encantado…

En esas que vemos un grupo de blesbooks, yo le digo que lo quiero, estoy desesperado es mi primer safari y quiero regresar a casa con la bolsa llena de trofeos, los valoramos y son hembras, nada a otra cosa, sin pausa ven un solitario ñu, Koos da orden de parar y sin rodeos vamos a por él, caminamos un buen trecho y veo que Derks me coloca el trípode, joder esta gente no te avisa, madre de dios un pedazo ñu azul me mira de culo a 50 metros, tengo que bajarme un poco el trípode (soy un enjuto isleño, no como ellos) y mientras el animal me mira, coloco la cruz y ya veo al ñu partir, pero suena el rifle y el animal desaparece (en África los animales solo te dan un par de segundos y a correr) avanzamos y a 50 metros esta tumbado y sin vida, llegamos a él, es precioso, masivo y largo que más se puede pedir al desollarlo los skiners me dan la bala, está chafada pero sin pérdida de masa.

Luego lo comparamos con el de pepe, ambos son buenos aunque tienen diferente morfología.

Vuelta a casa comida y siesta y reanudamos, Koos me comenta que si me apetece el impala, le digo que en principio no pero que la idea no me parece mala, pues venga en esas que estamos liados tras los impalas, me ponen uno a tiro de frente dentro de los matorrales y lo fallo limpiamente, ya empezamos otra vez, nos vamos de la zona, y nos damos otra vuelta de repente Derks me coloca de nuevo el trípode, tengo un impala a unos 90 metros comiendo con la cabeza baja le veo el cuerpo, disparo y con el estruendo no se lo que pasa, avanzamos y ellos van hablando muy calientes, algo pasa pero no se lo que es, seguimos avanzando y siguen hablando en voz baja, de repente veo el impala cerca del tiro y les digo si disparo me dicen que no...

No entiendo nada, seguimos y el animal huye, al poco tiempo veo un impala moribundo en el suelo, ahora si lo entiendo, su compañero lo estaba esperando, le recrimino a Koos que porque no me avisaron de que vieron caer el del tiro, se ponen a reír, según él oyeron el poff característico, yo no me enteré de nada.

El animal lleva un tiro en la columna y el tracker lo remata, es grueso y con buenos anillos pero pequeño y cerrado, típico del sur de África según pepe.

Regreso ducha y cena




Día 2 de julio de 2008

Empezamos el día con la búsqueda del hartebeest (esta gente quiere que consiga mi paquete), que todos ven menos yo, hoy viene conmigo de nuevo Kallie, es bueno en su oficio (por cierto es veterinario), nos dirigimos a otra zona, empezamos la búsqueda y al poco rato vemos una hembra con cría que al verse acosadas saltan una alambrada como si nada, seguimos buscando, valoran, y nos bajamos para iniciar a pie el rececho.

Andamos y pisteamos largo rato, me avisan y subo la bala en mi rifle, Derks me coloca el trípode de reojo veo en al fondo una figura marrón, rojiza, coloco el rifle, la estampa es increíble un precioso alcéfalo situado a unos 90 metros nos da su costado, se encuentra en medio de pajas altas pero su estampa se ve perfectamente, me sosiego, cosa rara en mi, no quiero más shows

Coloco cómodamente la cruz en su costillar y con el pelo puesto voy estirando, el tiro me sorprende, buena señal, Kallie me pregunta donde le di y le digo que no lo se, esperamos unos minutos y partimos tras él, al poco tiempo ven rastro de sangre todos murmuran pero a mi nadie me dice nada, llevo el rifle a punto por si acaso, no tengo los mismos nervios que con el Orix, hablan y se pelean los guías con el ph, retroceden y vuelven…

Están confusos, yo también tengo experiencia pisteando, por alguna montería y tras nuestras cabras y el rastro es evidente y fácil de seguir; se reagrupan y empiezan a pistear de nuevo todos van concentrados mirando al suelo, pero otra vez más se adelanta el cliente, poniéndoles en evidencia, les grito “eh el hartebeest está a 30 metros a la izquierda” se ve su enorme panza- los mallorquines también tenemos instinto, ellos le buscaban por el lado derecho con tanto celo que ni miraban a lo lejos para otear…

Nos acercamos y lleva un tiro perfecto de codillo con salida, es rojo, brillante y brutal un animal precioso y un lance estupendo, que más se puede pedir, lo metemos en el jeep y dejamos la carne y trofeo en la concesión, sin más vamos a por el ansiado facochero, para ello nos dirigimos a una zona de ganado en el cual se encuentra un abrevadero, nos metemos en un hide a 10 metros de altura el ph, el tracker y yo, todo se tambalea, comida de safari, panecillo redondo con una carne picada dentro, botellín, chocolatina y naranja, bien

Empieza la espera, me dicen que cada 20 min. Puede entrar un animal, cuando llegamos huyeron unos cuantos, y no se equivocó al poco de estar entra una piara (hembra y 3 crías) que yo localizo antes que ellos, se avergüenzan y se activan el piloto automático, al poco rato Derks me avisa un macho entra enfrente de nosotros a unos 50 metros, entre postes y bidones lo fallo, casi me cargo a las vacas que se quedan con cara de susto, Kallie lo grava ya tenemos las risas aseguradas para la noche, pasa otro rato y Derks muy atento me avisa con su mirada, viene un grupo numeroso, tenemos que dar con el macho, es tarea fácil, pronto lo vemos chulo, desafiante y dando tortas a diestro y siniestro a sus congéneres, no les deja beber, ahora no puedo fallar, hay postes, bidones, rejilla, tengo que encontrar el hueco, lo tengo en un charco, le tiro fallo, todos corren, Kallie me dice que tire, tiro y de nuevo fallo, es un carnaval, y de nuevo tiro me sosiego y pongo toda mi mala idea, lo enfilo como un pincho moruno, entrada por el riñón y salida por el pulmón, se va, pero se que está bien muerto, es un espectáculo… bichos y polvo por todo, que pasada

Kallie me indica que vallamos a por el Faco, y me avisa “... very dangerous...” menuda gracia, saltamos una alambrada con el arma a punto y lo encuentran muerto a 20 metros, es viejo y venido a menos no muy largo pero con buenas bases fotos y al jeep, ahora les digo que mi safari finito, y lo entienden.

En mediodía dos animales no esta mal, quiero decir que la caza del Faco a la espera es una pasada y la recomiendo para aquellos que no sean de mucho caminar.

Llegamos a la casa a media tarde, ducha y a esperar la llegada de mis compañeros, mi safari ha finalizado en principio




Día 3 de julio de 2008

Ya he terminado de cazar pero me levanto a las 5 para desayunar con ellos, por la costumbre, ellos parten y yo ordeno mi agenda y nuestra habitación, paso la mañana aburrido y tirando fotos aquí y allí visito a los skiners trabajando, sacando unas fotos que no se pueden mostrar fuera de casa.

Espero con ansia la llegada de mis amigos llegan a la hora de comer y yo les pregunto ávido de emociones, se duchan y comida

Durante el transcurso de ésta, Japie me dice que no me tengo que parar y me busca las cosquillas, y me invita a cazar el Steenbuck de regalo, menudo detalle, es España un corzo en cualquier orgánica no baja de 1200 euros, pepe por su parte se viene arriba y me persuade para seguir cazando, que el me regala el Blesbuck, pues ya ven, de nuevo vuelvo a estar liado... que bien, otra vez aventura, que bueno es tener amigos

Japie se viene conmigo, toda la tarde buscamos al Steenbuck y nada, solo hembras y algún Duiker, vueltas y más vueltas y nada, regreso por la noche cena y a dormir

Día 4 de julio de 2008

De nuevo diana y desayuno, abundante y rico como de costumbre, mermeladas, fiambres, cereales, café, leche, panecillos, tang de piña y un largo etc. Nuestros anfitriones nos cuidan como a una novia nueva, pepe y  yo estamos un poco preocupados con Don Toni Jaume, puesto que no se alimenta, sino más bien consume cantidades ingentes de alimentos, parece que esto de la edad le mete hambre a uno, es un señor estupendo y ya hablamos del viaje que haremos en 2009, Don Toni Jaume solo se lamenta de haberlo descubierto tan tarde (tiene 69 años) pero se mantiene muy bien, además dispara como los ángeles.

Volvemos a repartirnos en los jeeps y a mí me toca Kallie, cazar con él me da suerte habitualmente, ya veremos hoy; mi plan es conseguir a lo largo del día Blesbuck y el Steenbuck, partimos hacia una zona de blesbucks nada más llegar lo localizamos a gran distancia, Kallie lo valora y le da el visto bueno, avisa al conductor y le hace la señal de muerte, cortando el cuello, lo usan para entenderse ya que el ruido del motor no permite utilizar la voz, pues nada bajamos y acercamiento, me colocan la vara, habrá unos 130 metros, disparo y lo engancho un poco bajo cerca del esternón, el animal se pone a correr pero se le ve muerto, el PH me indica que repita, tiro y le doy de lleno, cae seco.

Ya tenemos el 50% de nuestros objetivos, se trata de un animal viejo, grueso y con una cuerna un poco despuntada.

Reiniciamos la marcha tras las habituales fotos, y nos vamos a zona de Steenbuck, se localizan en zonas amplias y despejadas con pocos árboles, donde las gramíneas les tapan por completo debido a su pequeño tamaño, rastreamos con el jeep, solo vemos hembras y algún Duiker, finalmente al cabo de un par de horas de rastreo damos con uno, yo no consigo verlo, se hacen miméticos, Kallie lo valora y nos dice que es bueno; no consigo verlo, espero a que se mueva para poder detectarlo de nuevo Kallie lo ve, ha recorrido 50 metros, me vuelvo a concentrar y sigo sin verlo, finalmente anda unos pasos y lo localizo, sin perder un segundo lo meto en el visor, de nuevo lo pierdo, alzo la vista y de nuevo lo veo, ahora si lo tengo, voy a disparar y la bala no sale...

Con la tensión no le había subido la bala (cazo siempre con la recamara vacía, prefiero perder un animal que causar un percance) cargo y lo busco, solo me da el culo me concentro y suavemente aprieto el gatillo, booom, y oigo a Kallie gritar de alegría, ya tengo Steenbuck, es precioso, temo que la bala de 180 gr lo haya destrozado, pues no amigos un tiro a 60 metros de mi 30 06 y la bala se quedó dentro, misterios de la balística, (solo recupero 2 de mis balas disparadas, la del ñu azul y la del Steenbuck, la bala utilizada Swift a Frame)

Son las 12 de la mañana regresamos a la casa, ahora si que mi safari terminó, el balance final se saldó de la siguiente manera:

Duiker

Kudu

Orix

Ñu y impala

Hartebeest y Faco

Blesbuck y Steenbuck

Ha sido mi primer safari, preparado durante meses con mucho cariño y con la ayuda del profesional Carlos Mas, lo recomiendo a cualquiera es una aventura francamente divertida, en mi caso si cabe mucho más ya que me gusta todo lo observable: la fauna, la flora, los diferentes hábitats, la geografía del país, las huellas, los sonidos, las puestas de sol y como no sus gentes y su estupenda comida (en casa de Japie comimos como reyes, las carnes eran suculentas y sabrosísimas y la compañía todavía mejor)




Día 5 de julio de 2008

Nos levantamos un poco tristes, es nuestro último día por aquí, Don Toni y yo nos dedicamos a tomar el sol y a merendar varias veces mientras tanto pepe y el equipo fueron a pistear un kudu que ayer tiraron y se les fue herido, llegan a las13 horas, han visto sangre y su encame pero aún con fuerzas ha huido, yo intento consolar a pepe (es para mí como un padre y yo para él como un hijo) diciéndole que antes de que lleguemos a Mallorca lo habrán cobrado y así fue al cabo de unos días lo cobraron cuando iba a beber en un estanque (solo me equivoque por un par de días)

Recogemos todo lo nuestro, rendimos cuentas con Japie por el destrozo que hemos producido a continuación nos despedimos de algunos de los trackers (yo doy una propina a Derks, un joven tracker de unos 24 años y a la esposa de John) y listos para partir (Japie nos regala a cada uno una botella de vino con una foto nuestra en el envase, todo un detalle)

Partimos para la capital, cogemos el avión a las 19 horas, para comer unos filetes de kudu excelentes, luego a comprar algunos regalos y recuerdos para Mallorca; nos liamos con una negrita que vende figuras de madera, rápidamente entiendo el cambio con el euro y me gasto unos 90 euros y lleno una mochila de figuras y tallas una maravilla, pepe también hace lo suyo.

Un detalle que se me olvido a la partida de la finca el coche se nos estropeó quedando tirados en la carretera, Japie lo arregla en 20 minutos, y viene a rescatarnos un pariente suyo, cambiamos de coche y listo.

Bueno ya con las compras hechas vamos al aeropuerto y Japie se despide de nosotros, nos deja prácticamente a pie de avión, una delicia haber encontrado un ph como él, que hombre tan correcto, me imagino que el también estará contento de nosotros ya que no le causamos ningún contratiempo y éramos un grupo de 3 cazadores.

De nuevo hacemos algunas compras en el aeropuerto y ya sin más embarcamos en dirección Frankfurt y luego hacia Mallorca.

Durante el trayecto el avión va vacío y puedo tumbarme, duermo plácidamente un par de horas y por la ventana del aparato, de noche, se ven ciudades africanas iluminadas (Angola, Camerún, Marruecos, etc.) ¡¡¡ cuánto han visto mis ojos en una semana !!!

Día 6 de julio de 2008

Llegada a Frankfurt, espera larga y tediosa durante un par de horas, comemos algo y Don Toni Jaume se nos derrenga por momentos, su edad ahora ya no le perdona, pero se ha portado como un campeón, finalmente embarcamos in extremis (el aeropuerto es un laberinto y no sabemos alemán, saco mi magia y evito una cola de 100m que sin duda nos hubiera hecho perder el vuelo) pepe y Don Toni ni se percatan de ello, que bueno es ser un animal tranquilo.

Dos horas y media y llegamos a casa, son las 14 horas, un pequeño lío con las maletas y el rifle y vamos hacia fuera donde nos esperan nuestras familias, besos y abrazos, nos comentan que estamos más gordos y morenos, como los que van a esquiar.

 

M. Rosselló               

Lista de Relatos