De cazador para cazadores

IV - Safari 2006

25 y 26/7/06

Salimos desde Vinaròs Carmen (mi esposa) y yo en autobús hacia Madrid, el viaje dura 7,5 horas pero resulta muy cómodo, vas leyendo y viendo películas. Desde la estación de autobuses resulta difícil tomar un taxi, los taxistas ponen cara de estreñido cunado ven el voluminoso equipaje.

El control de armas en el aeropuerto es fácil y el trato amable.

El vuelo se retrasa 2 horas, que “raro” con Iberia, si fueran tan buenos en lo demás como haciendo huelgas, sería la mejor compañía de aviación del mundo. Seguro que perderemos el enlace a Kimberly.

Después de cenar tomamos sendas dormidinas y nos despertamos sobre Bostwana.

A nuestra llegada pasamos el control de armas de Johannesburgo, sigue siendo caótico, tedioso y desesperantemente lento como siempre, pese a que llevo todos los documentos necesarios, tardan dos horas en despacharme, termino enfadándome de nuevo con los policías.

Afortunadamente podemos tomar otro vuelo, en Kimberly me espera una agradable sorpresa, nos recoge Le Roux “el pequeño” al que me une una buena amistad desde mi anterior safari. Tras tres horas de coche llegamos a Gamagara, la alegría de reencontrar los amigos merece tanto cansancio.

 

27/7/06

Toma de contacto, vemos de todo, rinocerontes, jirafas, kudus, blesbucks, orix, ñus, springbucks, hartebeest, redbucks, sables, etc.

Intentamos cazar un Waterbuck pero no lo conseguimos.

Cenamos hartebeest con salsa, decididamente Jackie es la mejor cocinera de toda África.

 

28/7/06 

Vamos a otra finca que tienen arrendada para intentar un Springbuck negro, es bastante montañosa y con un lodge precioso. Tienen un joven Springbuck al que criaron con biberón muy manso.

Gracias a las abundantes lluvias de este año, el pasto está muy alto y resulta muy difícil la caza de los esquivos Springbuck, nos cuesta todo un día ponernos a tiro de una pareja, cuando lo conseguimos, el macho está de frente, le disparo rápido por miedo a que se vaya y lo fallo, nuevo disparo cuando huye dando botes y el mismo resultado, lo perseguimos y tengo ocasión de tirarle de nuevo cuando cruza entre dos arbustos, nuevo fallo, huye y cuando está a más de 200 mts se para atravesado, hago las cosas como se debe tomándome mi tiempo y le alcanzo en el corazón. Es un trofeo bastante largo y grueso como corresponde a un animal viejo pero poco cerrado, decididamente me sigue gustando más el común.

Hoy hemos visto un macho de avestruz persiguiendo a dos Orix cimitarra, el profesional teme a los machos de avestruz cuando la hembra está empollando, siendo un niño uno de estos lo persiguió poniéndole en un buen aprieto. Yo le contesto que con el rifle en la mano el que debe tener miedo es el avestruz.



 

29/7/06

Al salir en el pick up, resbala el rifle y se parte la culata en dos, la reparo con cinta aislante y a cazar, esto de que las culatas sintéticas son más resistentes que las de madera es puro marketing, la próxima será de buen nogal.

Intentamos cazar un Ñu negro, son muy ariscos y heridos realmente peligrosos, pasamos la mañana recechándolos y cuando no es un revoco de viento, es la posición del sol que nos delata, nos localizan con facilidad e inician una especie de danza frenética corriendo en círculos y dando botes cuyo aparente objetivo es levantar una cortina de polvo que dificulte el escoger la pieza. Hacemos varios infructuosos intentos durante la mañana, por la tarde cambiamos de estrategia, nos colocamos en una zona algo despejada y mandamos a Clas el tracker a hacer un pequeño gancho, cuando creemos que ya no vendrán, llega la manada al galope, pongo los aumentos del visor al mínimo y le pregunto a le roux: ¿Cuál? El primero, me responde, le hago tres disparos cuando pasan a una velocidad increíble, lo engancho en el último y salimos corriendo tras ellos, vemos uno que lleva sangre en la cola y cuando llega Clas encuentra una gota pero perdemos el rastro, localizamos de nuevo la manada pero no va el macho.

La noche transcurre llena de preocupación.

 

30/7/06

Vamos directamente a buscar el Ñu, lo intentamos desde el Toyota pero no vemos nada, la manada tiene un nuevo macho, vamos al lugar donde vimos sangre y Clas se pone “en el rastro”, cuando llevamos unos pocos minutos, Le Roux que se aparta a orinar lo ve muerto a escasos metros. Es un animal precioso, muy viejo y con un trofeo realmente bueno. La alegría es inmensa. Tenía un tiro muy trasero, el animal corría mucho y yo estoy tirando peor de lo que lo hago habitualmente.

Al llegar a la finca un arquero ha cazado un Bontebok, realmente se parece mucho al Blesbuck, solo cambia el color de las patas y alguna mancha facial.



31/7/06

Madrugón a las 4,45 para estar en el aeropuerto de Kimberly a las 10,10 que sale el avión, nos despedimos de los Le Roux y lo tomamos sin problemas.

En el aeropuerto de Johannesburgo tenemos 5 horas de espera, que aprovechamos para ver tiendas, Carmen no quiere ver los diamantes pues el saber que son casi a mitad de precio es una tentación.

Llegamos a Windhoek (Ventuc) sin novedad, los trámites aduaneros y de control de armas son muy sencillos y en 10 min despachamos.

Nos esperan Japie y su esposa Lize, son muy jóvenes y amables.

200 Km. de coche hasta la finca cercana a Gobbabis, a 70 km de la frontera de Bostwana.

Cuando faltan un par de km para llegar a la entrada de la propiedad, tenemos que detenernos ante una manada de Kudus que cruzan la carretera. Estos animales son fuente de numerosos accidentes de tráfico.

A nuestra llegada podemos admirar en plena noche y desde el lodge una manada de Springbucks que toman sal a escasos 100 mts, entre ellos destaca un macho muy bueno.

Cena y a dormir, el día ha sido realmente pesado.

 

1/8/06

Damos una vuelta por la finca, vemos kudus, Ñus negros y azules, Springbucks, muchos Duikers, y Steenbucks.

A media mañana, vamos a otra finca donde abundan los Guepardos y Facocheros, se levanta un viento frío que no beneficia en nada para cazar y nos colocamos en un hide a esperar a los facos, entran dos machos jóvenes que no tiramos, como el viento no para, levantamos el campo y volvemos al lodge, cenamos barbacoa de salchicha de Orix con Lize y Japie, mientras cenamos vemos Springbucks y Orix. El lodge es precioso.

 

2/8/06

Hoy no madrugamos tanto, ayer sin saber que aquí van una hora atrasados, fuimos a desayunar demasiado temprano, tras el desayuno, salimos a cazar, echamos pie a tierra y en pocos minutos localizamos un grupo de Ñus, comenzamos el rececho y nos ponemos a tiro de un gran macho, Franz el tracker se da cuenta que tenemos un Kudu cerca, Japie me pregunta si quiero tirar el Ñu o el Kudu, no lo dudo, el segundo me atrae más, lo recechamos y al tercer intento conseguimos ponernos a tiro, el animal va de careo comiendo, cuando sale a un pequeño claro, le disparo algo terciado, al impacto, da un salto, rodea un árbol y sale huyendo directo hacia nosotros en loca carrera, aguanto hasta que está a unos 10 mts, le disparo de frente y gira hacia nuestra derecha, se para y el tracker me dice que no dispare más, está muerto. Para mi sorpresa, cuando creía que Carmen estaría corriendo todavía y ya cerca de Johannesburgo, la encuentro a mi lado tan tranquila, le pregunto cómo es que no ha huido y me responde: ¿cómo iba a tener miedo estando tú con el rifle? La verdad es que las esposas no dejan de sorprenderle a uno!!!

Cuando recargo el rifle me doy cuenta que se ha vuelto a partir la culata, si hubiera hecho un disparo más, probablemente ahora tendría un ojo “a la funerala”

El animal es precioso, 50”, tiene el primer tiro en el codillo y el segundo en la base del cuello.

Por la tarde vemos waterbucks desde el lodge.

Aprovechamos para confeccionar con Japie un programa específico para viajes de bodas con paseos a caballo, vuelo en avioneta, visita a una granja de felinos, danzas de los bushman, etc.

 

3/8/06

Es la primera vez que estoy de safari sin prisas, esta mañana hemos ido a la granja del vecino a tratar de retornar un Waterbuck que han visto desde la avioneta que hace el inventario de animales (imprescindible para una buena gestión) No me extraña que los animales campen a sus anchas, estas vallas son más apropiadas para ganado que para animales silvestres.

La finca tiene 6.000 Ha a un lado de la carretera y 10.000 al otro, la de los guepardos 20.000.

Disfrutamos de la paz del lodge en compañía de Japie y Lize que son una pareja encantadora, también Franz y Valum los trackers son muy atentos.

Hay una Orix que criaron con biberón que nos visita todos los días, le damos “camel food” en la boca, también convivimos con Pumba, una facochera descarada y de malas pulgas.

Por la tarde nos colocamos en in hide a observar fauna, veo entrar un chacal y antes de entrar al agua recela y se vuelve, le hago dos disparos entre la vegetación y lo fallo, al cabo de media hora japie me da con el codo, increíblemente volvemos a tener el chacal detrás, en todas las especies, incluso entre los muy inteligentes como los chacales, hay individuos más tontos, a este le costó caro. 

Nos despiden con un baile típico que ejecutan los negros de varias granjas, es el que bailan cuando una mujer alcanza la pubertad, tras tenerla encerrada sola en una habitación oscura durante una semana, encienden una gran fogata y danzan alrededor, la mujer toma por esposo al mejor bailarín. Con lo patoso que soy en esto del baile, a mi edad todavía estaría dando saltos de baile en baile y soltero!!!

Nos obsequian con un CD de nuestra estancia y con una botella de buen vino sudafricano en cuya etiqueta aparecemos Carmen y yo con nuestro Kudu.

Una parte de nuestro corazón permanecerá para siempre en este rincón de África con Japie y Lize.

Creo que es el destino ideal para un primer safari o para una familia que desee pasar unas vacaciones inolvidables mientras el marido disfruta de un auténtico safari.



 

4/8/06

Salimos de madrugada hacia el aeropuerto de Windhoek, tanto el vuelo de Namibian Airlines que nos lleva a Johannesburgo como el de Zimbabwe Airlines que nos deja en Bulawayo salen puntuales, Iberia podría aprender de estas pequeñas compañías.

Para que no todo sea perfecto, se extravía el rifle en el aeropuerto de Johannesburgo.

Tras unos sencillos trámites aduaneros, nos recoge nuestro amigo y cazador profesional Heath y nos lleva a casa de sus padres, en el jardín tienen Duikers, Cisnes negros, ocas del Nilo, Grullas, etc.

 

5/8/06

Vamos a visitar un campamento de caza y pesca en el que se pueden sacar grandes peces desde la terraza del lodge, el lugar es precioso e ideal para unas vacaciones tranquilas en una zona montañosa con un lago a la orilla del cual se encuentra el campi.

Por la tarde visitamos la granja del padre de Heath, vemos Kudus y muchos Duikers, cazo con un 308 y sin visor una liebre y un mono ladrón que dieron como alimento al cocodrilo de la piscina.

 

6/8/06

Llega el rifle sin novedad, tras un sencillo formulario lo recogemos y en la vuelta a casa nos para la policía, hay una mujer a punto de dar a luz en el arcén, está gris, la cara desencajada por el dolor y a duras penas se mantiene en pie, la cargamos en el pick up y camino de la maternidad le pregunto a Heath qué tal anda de asistencia a partos, me contesta que curando heridas provocadas por leopardos bastante bien, pero de lo otro ni idea. Esto es África!!! Le sugiero a la parturienta que ponga Land Rover de nombre al niño.

A nuestra llegada Heath repara con maestría la culata de mi rifle que vuelve a estar rota.

 

7/8/06

Vamos de compras a la ciudad, la artesanía local es muy bonita, étnica y barata, compramos pulseras de marfil por 24 € unidad.

La gente nos observa como bichos raros, la población blanca es franca minoría.

El total de las compras asciende a unos 80 millones de dólares de Zimbabwe, al cambio unos 180 US$

Por la tarde vamos de caza con un halcón peregrino, un pointer muestra una bandada de francolines, sueltan el halcón y cuando ha ganado altura, hacen volar a los francolines, el lance es muy rápido, el golpe se oye a distancia y el francolín llega muerto al suelo.

 

8/8/06

Vamos a recoger el dinero que ha sobrado de los 300 $ que cambiamos, después de pagar las compras nos quedan 60 millones de dólares de Zimbabwe, a duras penas caben en el gran bolso de Carmen.

Comemos con Wayne y Rebecca y partimos hacia Sondelani, a nuestra llegada comprendemos porqué Heath lo llama el paraíso, la finca tiene 23.000 Ha, que unidas a lo que tienen contratado al gobierno hacen un total de 100.000 Ha.

El lodge es precioso y desde el mismo podemos admirar impalas, bushbucks y un faco de enormes defensas que me pone el pulso a cien.

Cenamos con unos americanos que están cazando leopardo con perros, la conversación, ¡como no! gira en torno a rifles y calibres.

 

9/8/06

Nos levantamos a las 6 y tras un desayuno con judías, huevos fritos y salchicha salimos a proveer de carne al campamento, un impala precioso paga el pato, corre 50 mts antes de caer, la Swift A Frame es muy dura para este animal.

Luego vamos a una charca que frecuentan los facos, al llegar, hay uno tremendo a unos 200 mts, Heath me pone el trípode y lo apunto, lo tengo de frente y el único punto vital que me ofrece es la cabeza, quiero esperar a que se cruce pero él me anima a intentarlo porque confía en mi forma de tirar. Disparo y ocurre lo más lógico a esa distancia y con un blanco tan pequeño, fallo el tiro y le doy en una pata, tras largo pisteo, no damos con él.

Como dice Heath, los españoles somos cazadores de cerdos, lo tumbamos todo menos los facocheros porque nos ponemos a temblar, tiene toda la razón, pero el día que no me tiemblen las piernas ante un buen faco, dejaré la caza.



 

10/8/06

Salimos a por una cebra, realmente es un animal muy esquivo, hay muchas pero entre que el monte es muy tupido, su perfecto camuflaje para un medio donde predominan las rayas verticales de la vegetación del bush y que están siempre alerta, resulta casi imposible apuntar a una en condiciones. Finalmente puedo disparar a un garañón algo terciado, al impacto del 7X57 sale corriendo, la rastreamos 500 mts y la encontramos acostada, se levanta y sendos disparos del profesional y mío dan con ella en el suelo, un animal realmente duro.

A Carmen se le levanta un Bushpig a dos metros, no puedo disparar por temor a herirla a ella.

Vemos muchas huellas de leopardo.

 

11/8/06

Vamos a por otra cebra, la tarea resulta imposible, entre lo ariscas que son y los revocos de aire, no conseguimos ponernos a tiro de ninguna.

A mediodía vemos una familia de babuinos sobre una gran acacia, el macho está sentado en lo más alto, a unos 100 mts le disparo y oímos el “zap” del proyectil haciendo carne, se queda agarrado al árbol mientras los demás huyen, le hago un segundo disparo que da con él en el suelo, es un animal grande, con unos caninos mayores que los de un leopardo y mucho más fuerte que un hombre.

Vemos un klipspringer excepcional pero no consigo apuntarle en condiciones y no disparo.

Encontramos muchas huellas de leopardo nuevamente.

Llegan al campamento Antonio, Ester, Punxa y Javier, solo se les ha extraviado una maleta y llega en el siguiente vuelo.



 

12/8/06

Nos levantamos a las 3,30 y salgo con Javier a buscar elefantes, encontramos mucho rastro fresco y una cama donde todavía los orines no los ha empapado totalmente la tierra. No logramos dar con ellos debido a lo espeso del bosque de mopani, wait a bit, etc. donde viven, lo que sí tenemos claro es que hay muchas hembras con crías y eso es peligroso.

Punxa no ha conseguido ver los búfalos.

Antonio ha cazado un impala y “pinchado” una cebra.

 

13/8/06

Me voy con Antonio y las mujeres a buscar la cebra herida, se ha unido a una manada y va coja, el tracker coge el rastro y en una hora nos conseguimos poner a tiro, la fallamos el profesional y yo, probablemente lo cerrado del bush se come los disparos, la pisteamos más de 20 Km. pero como huyen con el viento en la grupa no conseguimos ponernos a tiro de nuevo y tenemos que desistir.

Punxa ha cazado un magnífico búfalo en un lance cargado de adrenalina pues se han metido en el centro de la manada. El 416 Rigby cargado con puntas Swift A Frame resulta demoledor. Ha cazado también un Duiker fenomenal

Javier ha estado todo el día rodeado de elefantes, ha tenido un gran macho a diez mts, la proximidad de hembras con crías les impide disparar por el riesgo de una carga.

Hoy ha sido mi cumpleaños y no lo recuerdo hasta que estoy en la cama, 52 “abriles”

 

14/8/06

Salgo de nuevo con Javier al elefante, cuando llegamos comprobamos que están en una zona donde no podemos disparar, los trackers los van a “ojear” y nos colocamos en los pasos previstos, me recuerda nuestras batidas de jabalí, la maniobra resulta perfecta pero el macho mayor cruza rodeado de hembras y no arriesgamos el tiro por temor a herir a una de estas, es increíble de lo que son capaces estos pisteros, llegan pisando los talones a los elefantes.

Intentamos un rececho pero están alertados y nos detectan.

Antonio ha cazado un eland y un ñu, Punxa un buen facochero.

La nota negativa es que Antonio ha cazado también una hembra de Duiker, problemas de idioma, él no entiende el N’debele y el tracker no entiende el valenciano.

 

15/8/06

Hoy cazo con Wayne pues Punxa se va con Javier al elefante, Wayne es un gran profesional, no en vano es tío de Heath.

Vemos el klipspringer clase record que tenemos localizado pero se nos vuelve a escapar.

A mediodía vamos de espera a un abrevadero para intentar un faco, primero entran una manada de monos Velvet que no divierten con sus gracias, luego una familia de facos pero el macho no tiene buen trofeo, decididamente, tener los dientes pequeños en África es una suerte. Más tarde entra una manada de jirafas, es divertido ver como se espatarran para poder alcanzar el agua.

Nos hemos puesto a las 12 y son las 17, siempre a pleno sol, llamamos por radio para que venga el coche a recogernos pero esta no alcanza lo suficiente, cuando el coche ya está de camino, veo entrar un faco, es una hembra, oigo a Judea el tracker que me dice: ¡el de detrás!, allí está el faco de mis desvelos, plantado en medio de la plaza a 150 mts, le tiro y cae, patalea y lo secundo para evitar sorpresas.

A nuestra llegada al campamento el ambiente es de fiesta, Antonio ha conseguido una cebra y el klipspringer récord, Javier ha cazado su elefante en un lance cargado de adrenalina, tras salir por pies de una estampida de hembras, han podido acercarse a 15 mts del macho buscado, le ha hecho cuatro disparos a los pulmones en rápida secuencia con su 375 y Norma sólida, no ha corrido ni 50 mts.

Para celebrarlo nos bebemos las cuatro botellas de vino que traje de Sudáfrica y la de Marula.



 

16/8/06

Vamos a fotografiar el elefante, es un animal magnífico.

Luego acompaño a Antonio que finalmente consigue su ansiado kudu con un disparo que le entra por el jamón y se aloja en los pulmones, el 308 con Nosler Partition de 165 grs demuestra de lo que es capaz.

Por la tarde salgo con Javier y atravesamos una manada de búfalos que ni se inmutan, hay tres machos descomunales.

He aprendido en N’debele: Jirafa = Intunda, Leopardo = Ingue, Elefante = Dovu, Espera, cuidado = Basopa, Mujer = Mama.

Todos los días vemos numerosas huellas de leopardo.

Antonio ha tenido a tiro un African Wild Cat y Ester no le ha dejado tirar por creer que se trataba de una cría de un felino mayor, “ventajas” de estar casado.




17/8/06

Voy con Javier y Heath a intentar el hipopótamo, el día amanece nublado y frío, no demasiado apropiado para nuestra empresa.

El animal está casi en el centro de un pantano, hacemos una aproximación cubriéndonos con las matas de carrizo y nos colocamos a unos 100 mts. Le traduzco a Javier las instrucciones de Heath, hay que tirar entre ojo y oreja a ras de agua, el animal solo muestra parte de la cabeza, el tiro es muy difícil, gira la cabezota y ahora el blanco está entre los ojos para alcanzar el cerebro, Javier apunta tomándose su tiempo y vemos rebotar la bala en la superficie del agua, el animal da un salto que recuerda a un delfín y desaparece, fallado!!!

Al cabo de una hora lo localizamos próximo a la presa, hacemos la entrada tapándonos con la misma y nos colocamos a unos 35 mts, ahora está sumergido y solo sale a intervalos de cinco minutos a respirar unos breves segundos, la espera es tensa, Javier se toma su tiempo para asegurar el disparo, cuando lo hace todos creemos que lo ha alcanzado pues se ha hundido inmediatamente, todos menos Frank el tracker que opina que lo ha fallado de nuevo. Aparece en el centro del pantano, vivo y muy escamado. Son cosas de la caza, Javier es un buen tirador pero los nervios lo han traicionado.

Por la tarde vuelven Javier y Heath a por el hipo pero ahora solo saca la nariz para respirar cada 5 min., desisten pues no ofrece un blanco fiable.

Esta mañana Antonio ha conseguido su faco, es un buen trofeo pero una de sus amoladeras está rota.

La densidad de facos en Zimbabwe ha bajado bastante, el año pasado hubo una gran sequía y murieron a cientos, además, en las fincas expropiadas por el gobierno, la población local los caza esperándolos con lanza al amanecer cuando salen de sus cados.

Por la tarde intento con Antonio el Bushbuck pero todos los que vemos están en la zona de seguridad del campamento.

18/8/06

Nos vamos a Bulawayo de compras, el coche de Heath (en el que viajan Punxa y Javier) rompe el cojinete del tensor de la correa de distribución, lo remolcan hasta Gwanda y le traen otro conjunto tensor desde Sondelani. Tememos perder el avión pero al final llegan a tiempo. Debido a la avería no podemos visitar al taxidermista, habrá que hacer las gestiones vía correo electrónico.

El viaje de vuelta sin contratiempos, en el aeropuerto de Johannesburgo aprovechamos para hacer las últimas compras.         

Lista de Relatos