De cazador para cazadores

VIII - Al Limpopo a por Facos

Por navidad recibo un e-mail de Jan que viene a decir:

-Soy un PH que ha trabajado durante 16 años para el mayor agente de safaris de España, ante la insistencia de mis clientes me he decidido a establecerme como outfitter, busco agente en España y he visto que no tienes oferta de facocheros.  

El asunto me interesa y mucho, como desde que me establecí como agente me he impuesto la “penitencia” de no mandar clientes a un destino hasta haber cazado en el mismo para comprobar las bondades del mismo, los e-mailes se suceden: 

-Me interesa tu oferta, de hecho estoy perdiendo clientes porque me falta una oferta de 15 facos en una semana, no mando clientes hasta que he cazado personalmente en un destino, ¿te importa que te visite el verano próximo? 

-Eres más que bienvenido, pero si me visitas en verano no me mandarás clientes hasta el próximo año y yo los necesito ya!!!
-No me gusta el calor, además si voy ahora cogeré la época de lluvias y no podremos cazar.

-Pues ven a principios de marzo, el calor habrá remitido un poco y la época de lluvias estará finalizando. 

-No me hace muy feliz la idea pero necesito tu oferta y acepto. 

Durante la cena de nochevieja comento con mi amigo Antonio el viaje que tengo planeado, él es el alcalde de su pueblo y empresario de la construcción, el tiempo no le sobra pero cuando le propongo acompañarme le basta menos de un minuto para decidirse: -Podría irme contigo no?

Hacer el viaje con alguien que es mi amigo hace más de 30 años ya me gusta más, la diversión está asegurada. 

Quince días antes de la partida me llama Marcelino desde Madrid, iba a Namibia por las mismas fechas en el grupo de Ángel pero por diversas circunstancias se ha quedado sin viaje y está deseándolo: -Si quieres, me voy a chequear una oferta de facos y puedes acompañarme. Tampoco se lo piensa dos veces.

3 y 4 de marzo   

Pongo las dos fechas en una pues cuando viajo hacia África con lo mucho que dura el vuelo y lo poco que duermo me da la impresión de que todo transcurre en un día extremadamente largo. 

Recojo a Antonio a las 8 a m en Cervera del Maestre, el viaje hasta Madrid (500 km) se nos hace corto comentando lo “sexy” que resulta el trasero del faco con el rabete tieso y ese trote tan gracioso.

A nuestra llagada nos espera Marcelino en Pozuelo, dejamos mi coche en su parking y en el suyo nos dirigimos a FICAAR, allí Theuns amigo de Jan nos entrega los originales de las invitaciones preceptivas para la entrada de armas en S A

Aprovecho para comentar con Pedro Queipo en su stand y en el de Stefano d’Amicis mientras hacemos planes para visitarle en Tanzania tengo la alegría de poderle dar un abrazo a Pedro Vargas, probablemente el mejor constructor de rifles de nuestro país y que ha hecho el más querido entre los míos, le conozco vía e-mail, teléfono y compartiendo foros desde hace muchos años pero nunca le había visto en persona. 

Cosa rara en Iberia, el avión sale puntual, me tomo una dormidina pero lo incómodo de las plazas clase turista me impide conciliar el sueño más allá de 4 horas. 

A nuestra llegada nos espera Jan, tras los tediosos trámites aduaneros de las armas, salimos hacia el norte, hay 350 km hasta nuestro destino, los últimos 50 km transcurren por carreteras de tierra, se nos levanta el ánimo rápidamente pues comenzamos a ver una cantidad increíble de facocheros y varios antílopes como blesbuck, impala, kudu, duiker, etc. Y algo que me emociona profundamente, a pleno día y a unos 150 mts cruza la carretera un leopardo grande como una leona. 

Llegamos a la finca y tras dejar los trastos y comprobar con alegría que las habitaciones disponen de aire acondicionado, nos vamos a probar los rifles, ninguno se ha movido. Jan propone dar una vuelta para intentar un faco, aceptamos encantados, Marcelino hace la primera sangre, el faco con un impacto algo trasero huye y vamos sin trackers!!! Antonio coge el rastro y lo localiza avisando a Marcelino para que lo remate.

 

 



 

5 de marzo

He pasado toda la noche recibiendo “besitos” de los cariñosos mosquitos del Limpopo, el lodge está en la misma orilla del río. Para mañana me garantizan insecticida, me alegro de estar tomando profilaxis de malaria. 

Hemos pasado la mañana recechando por las orillas del Matabaland afluente del Limpopo, vemos una cantidad de facos increíble, ni en Zimbabwe en sus buenos tiempos vi tantos, de bushbucks que es nuestro objetivo, hemos visto media docena de machos y unas veinte hembras, recuerda a los recechos de corzo del norte de España.

Comenzando el rececho veo un moverse entre la vegetación algo con rayas a mi izquierda y apunto a lo que creo que es una gineta, Jan me dice que dispare y lo hago a la zona de la cabeza:

-Sabes qué has cazado

-Sí, una gineta (en inglés gineta y civeta suenan muy parecido y con mi horrible acento más)

Jan se sorprende de que conozca el animal, lo cobra y cuando veo el tamaño comprendo el error, es la primera vez que en su vida de cazador profesional ve una civeta a pleno día. Es un macho precioso y enorme.

Más tarde, cuando teníamos a escasos 50 mts un bushbuck de 13” ha aparecido un faco: -tira al faco, al disparo el faco cae y solevanta de nuevo huyendo, lo tenía casi de frente, el bushbuck no se ha movido pero Jan quiere algo mejor para mí, yo lo veía precioso, a unos 50 mts damos con el faco muerto. 

Por la tarde vamos a esperar a un abrevadero de vacas a por facos, primero entran 3 hembras con sus crías, luego 5 machos de poca boca, le disparo a uno pero cometo el error de apoyar el cañón en lugar del puntal sobre una rama, el tiro pasa por encima del animal. Ya anochecido entra un gran macho, le apunto detrás de la oreja y cae como un trapo, es un animal enorme con unos colmillos maravillosos.

De noche salimos con Antonio a cazar con faro, él cobra un African Wild Cat.

 Marcelino ha cobrado un hartebeest y un babuino.

Antonio ha cobrado 4 facos y 1 gato.










 

6 de marzo

Durante la mañana visitamos zonas de caza y otro lodge, perdemos las mejores horas del día en ello y luego cuando intentamos el Nyala hace demasiado calor, solo vemos hembras y unos blesbuck formidables. 

El almuerzo como siempre muy bueno, los vinos sudafricanos formidables. 

Por la tarde vamos de espera a los facos, entran 5 hembras y 5 machos, tiro a una buena hembra sin crías pero la fallo. 

De noche volvemos con el faro, tiro a un bushbuck formidable pero lo fallo también, mañana probaremos el rifle. 

Marcelino ha cobrado un buen bushbuck, un Nyala enorme, un blesbuck y un faco.

Antonio ha cobrado una pareja de chacales y tres facos.

















7 de marzo

He dormido mal debido a la intranquilidad que me han dejado los fallos de ayer, me despierto a las 3 a m. 

Tras comprobar que el rifle tira perfecto volvemos a la orilla del Matabaland a recechar bushbucks, vemos tres pequeños facos que creemos huérfanos, se nos arranca la madre y Jan me dice: - Tira!!! No puedo dar crédito a lo que oigo pero en el último instante me doy cuenta que el pobre animal lleva una mano colgando, se interna en una espesura y Jan me la ojea, me hago con ella y comprobamos que tiene dos patas rotas por un disparo reciente, es incomprensible cómo podía correr con tan solo dos patas sanas.

Continuamos recechando y jan descubre un bushbuck emboscado al que solo veo la grupa, le tiro a donde creo que debe estar el codillo pero solo le hago un rasponazo sobre la cruz, el animal conmocionado sale corriendo hacia nosotros, le vuelvo a disparar cuando se interna en otro árbol y esta vez sí le doy en el codillo, es un animal precioso de unas 14”. 

Por la tarde vamos a esperar facos a otro abrevadero de vacas, entran hembras con crías, un kudu y ya anocheciendo un gran macho, como el viento no está firme, temo que huya, está al otro lado del abrevadero metálico, decido tirarle un poco alto por no enganchar el abrevadero, al tiro cae pataleando pero se levanta arrastrando la grupa, creo que está desriñonado pero sale corriendo, hace una parada y le tiro de nuevo, sale como alma que lleva el diablo, vamos al segundo tiro y hay sangre abundante, lo pisteamos y en ello estamos cuando Jan está a punto de pisar una víbora bufadora, está blanco como el papel pero la mata con un palo, encontramos el faco muerto a unos 100 mts, el primer tiro es demasiado alto, ha pasado entre pulmones y columna, el segundo está perfectamente colocado.

Quedan unos pocos minutos de luz pero nos volvemos a colocar, ya es prácticamente de noche cuando entra otro gran faco, Jan me dice: -Si consigues verlo, tira. La práctica de nuestras esperas y el S&B puesto en 6 aumentos hacen que quede seco al primer disparo con uno de sus colmillos enganchado en el abrevadero, vamos verlo y es también magnífico. Cuando llega el pick-up lo cargamos y vamos donde el otro, lo descargamos y los ponemos juntos para hacer la foto, cometo:

-Ambos son muy buenos de boca pero el primero es mayor de cuerpo.

Jan: -No lo puedo creer, no me había dado cuenta, el segundo es una hembra, la mayor que he visto en mi vida.

Marcelino ha cazado un impala, un steenbuck excepcional y tres facos.

Antonio ha cazado cuatro facos.





















8 de marzo

Vemos un buen faco desde el camino y me hago con él.

La mañana la hemos dedicado a recechar Nyalas, he tenido uno pequeño a tiro y uno grande pero en el momento de tirar se ha interpuesto una hembra y he tenido que desistir.

La tarde la dedicamos a recechar waterbucks pero solo lo hemos podido ver unos breves segundos, son animales realmente esquivos.

Por la noche nos reunimos con Antonio y él se hace con un buen bushbuck y una especie de rata enorme que pesa 3 o 4 Kg.

Marcelino ha cobrado un faco.







9 de marzo

Hemos pasado la mañana recechando waterbucks, no hemos podido ni encontrar rastro reciente.

Esta tarde con cuatro trackers hacemos una montería, la primera no da resultado pero en la segunda sale una pareja al borde del monte, cuando jan me dice que tire, no ha terminado de decirlo y suena el disparo, oímos perfectamente el golpe de la bala haciendo carne, el animal se vuelve y huye con las patas traseras abiertas, le vuelvo a disparar y de nuevo oímos el impacto de la bala, cuando creo que lo encontraremos muerto a 20 mts del disparo, iniciamos el rastreo más largo de mi vida, encontramos una cama sobre un termitero con abundante sangre pero tras dos horas de pisteo se nos hace de noche, mañana regresaremos. Esperamos encontrarlo muerto, me sabe mal la agonía del pobre animal.

 

Antonio ha cobrado un Nyala y cuatro facos.

Marcelino ha cobrado cuatro facos.





















10 de marzo

Regresamos a la finca y mientras yo acompaño al tracker, Jan corta un rastro y decide seguirlo, lo pisteamos durante seis horas, Jan llega a verlo en dos ocasiones corriendo con la espalda encorvada, abandonamos el rastro en la zona donde le tiré, dando un gran rodeo ha vuelto al mismo lugar. 

Por la tarde regresamos con el equipo de caza de Antonio para ayudarnos, volvemos a hacer una montería, Burns, el profesional que acompaña a Antonio da con él y se le arranca como un toro de lidia, sale corriendo con el waterbuck detrás y en estas condiciones le hace un disparo que acaba con el bravo animal.

Mi primer tiro pasó entre columna y pulmones, he estado todo el safari disparando alto. 

De vuelta al campamento la suerte nos sonríe de nuevo a esa hora mágica del ocaso, Antonio cobra una civeta y dos facos, yo cobro un duiker buenísimo.

En el camino atropellamos a una hembra de faco, el animal aparentemente está muerto y lo cargamos en el pick up, al rato y cuando circulamos a 120 Km. /h por un pista de arena el tracker se introduce en el habitáculo delantero del vehículo, pongo cara de espanto ante lo arriesgado de la maniobra, Burns me explica sin inmutarse que la hembra que creíamos muerta se ha levantado y ante sus malas intenciones, el tracker ha optado por ponerse a salvo!!!  

Marcelino ha cobrado dos facos. 

Tras la cena y a guisa de despedida nos zampamos una botella de Amarula y otra de güisqui. Yo cuento chistes bilingües y Antonio con muy buena voz y estilo nos deleita con coplas y cantos regionales.











 

Carlos Mas

Limpopo, marzo de 2.007

Lista de Relatos