De cazador para cazadores

Imvubu




Como ya sabes estimado lector, soy agente de safaris y mi hija Sandra, que ha heredado todos los genes cinegéticos de la familia, es nuestro outfitter en Sudáfrica.
Para mejorar más si cabe el servicio que damos a nuestros clientes, ha comprado una finca a la que bautizó Kambaco, en Modimolle (Waterberg, Limpopo, Sudáfrica) y en la misma, ha construido un lodge que es una belleza, tanto en diseño, como en decoración.
Las tareas de la finca y gestión de la fauna de la misma, le han impedido estas Navidades volver a casa a celebrar las fiestas como es habitual en ella. Me pidió que la visitara y yo accedí gustoso.
La idea inicial, era pasar unos días juntos sin ir de caza, pero ella me ha estado tentando vía WhatsApp con un hipo a muy buen precio. Yo por mi parte, me llevo el reclamo de predadores para intentar cazar algún chacal. Es esta una cacería que me resulta muy entretenida.


17/1/16
He puesto en el maletón que uso en mis safaris, todos los encargos y regalos de Navidad de Sandra incluido un jamón para su novio Stefan. La maleta ha quedado llena y pesa 29,8 kg, no puedo por tanto llevar ningún rifle (me hubiera gustado usar mi Bergara BX11 con el cañón del 375H&H), usaré por tanto alguno de los de Sandra. Mis efectos personales, los llevo en un trolley como equipaje de mano.
Vuelo de Barcelona a Johannesburgo vía Dubài. Emirates da un buen servicio, puedes llevar varios bultos con un total de 30 kg de equipaje de bodega y sus precios son muy competitivos.

18/1/16
Llego a Johannesburgo sin novedad. Me recoge Sandra en el aeropuerto y en poco más de dos horas de autopista, estamos en Kambaco. El cambio desde la última vez que vi la finca y lodge, es espectacular. Ha emprendido una decidida labor de limpieza de "blue bushes" una hierba aromática que llego al país mezclada con alguna semilla y se esta expandiendo rápidamente. No la come ningún animal, debe de ser toxica por lo tanto y compite con la vegetación autóctona.














El lodge, está ya en funcionamiento y refleja el buen gusto de mi hija.





19/1/16
El verano sudafricano, sorprende porque siendo el clima muy seco, se soporta perfectamente el calor. De día, se pueden sobrepasar los 40ºC, pero de noche refresca tanto, que duermo con edredón.
Lo verde del paisaje de Waterberg, que ha tenido buenas lluvias, unido al colorido de flores, insectos y aves, son suficiente recompensa para justificar el largo viaje. Además y sobretodo, pasar una semana con mi hija, a la que no veía desde el mes de mayo, no tiene precio.








Visitamos una granja de cocodrilos. Son animales que no dejan de sorprenderme. La temperatura de incubación, determina el sexo del no nato. Hasta 29º C nacen hembras, desde esa temperatura hasta los 34, machos y por encima, hembras otra vez. Un gran ejemplar tiene 35 o 40 años y como son caníbales, están separados por tamaños, de lo contrario, los grandes se comerían a los pequeños.




A los destinados a peletería, se les cortan los dientes una vez al mes, para que no se hagan cicatrices peleando. Una cicatriz significa un 25% de descuento en su precio, con dos son descartados.
Nos proveemos de pollos de desecho para hacer un par de cebaderos para predadores.

20/1/16
Sandra ha recogido un pequeño bushpig al que está criando con biberón. El animalito solo come si esta ella presente, en caso contrario, se esconde.
Hay ocho hipos en la zona de Modimolle que viven en el área de dos fincas de vacas. Ya han matado varias y han sido declarados PAC (problem animal control) y hay que cazarlos. Sandra ha conseguido la exclusiva. Visitamos el pantano donde viven y controlamos los puntos de acceso a tierra firme, a donde salen a comer de noche. Los reservamos para nuestros clientes de esta temporada que comienza en marzo.










Visitamos los cebos, pero no han sido tocados. Probablemente los pollos fueron congelados y en ese caso, ningún predador ni carroñero, sea mamífero o ave, los tocara hasta que estén en avanzado estado de descomposición. Tampoco los tocarían si hubiesen muerto a consecuencia de un rayo, con la diferencia de que en este último caso, ni llegando a estar podridos los comerán. Da que pensar, que los animales no coman de los muertos por una descarga eléctrica y nosotros, no tengamos ningún reparo en hacerlo de la carne proveniente de mataderos, donde usan este sistema en el proceso de sacrificio de las reses.
De noche, hacemos un conteo de animales con el faro desde el coche de caza. La finca tiene abundantes Reedbuck común, Bushpig, Magníficos Kudus, Nyalas, Cebras, Hienas marrones, Chacales, Bushbucks e incluso vemos un Leopardo sentado mirándonos.
Sandra tiene previsto introducir para esta temporada Búfalos.



21/1/16
Visitamos el pequeño cementerio de la finca, donde descansan un matrimonio que falleció en 1.940 y un niño en 1.934. Difícilmente podrá hallarse un lugar más apropiado para el descanso eterno.


Visitamos varias armerías buscando munición del 375H&H. No encontramos en ninguna y en la última, nos ofrecen recargarnos las vainas vacías que tengamos. En estos momentos, hay un problema serio de abastecimiento de munición en todo el país. Aconsejo a quien vaya este año de safari a Sudáfrica, que se lleve munición suficiente.
Por la tarde, visitamos los cebos, no han tocado nada, ni carroñeros, ni predadores oportunistas. Decididamente los pollos estuvieron congelados.
Nos ponemos Sandra y yo en una mata, con el reclamo que imita un conejo chillando estresado. No acude ningún chacal, pero al tercer reclamo, a nuestra espalda, algo rompe una rama y acto seguido, oímos el galopar de un animal de pezuña. Suponemos que ha sido un Bushpig, pero también ha podido ser cualquier otro animal, picado por la curiosidad.




Hoy regresa Stefan, el novio de Sandra. Es también un magnífico PH especializado en los cinco grandes. En dos días, ha conseguido para su cliente dos leones macho y un búfalo en la zona de Hoedspruit. Su cliente, ha sido en esta ocasión el jefe superior de los “red ants security force” (Fuerza de seguridad hormigas rojas), llamados así por vestir un mono rojo para identificarse con facilidad. Es un cuerpo de seguridad privado, con un total de 14.000 efectivos, que trabaja para el gobierno y cuya especialidad es la lucha contra las mafias organizadas y también contra la policía corrupta. Son bastante polémicos por las tácticas y armas que emplean, como ejemplo, en lugar de porra, suelen usar una pata de cabra de acero.



22/1/16
Salimos Sandra y yo hacia Mpumalanga, provincia enclavada al noreste de Sudáfrica que linda con Mozambique mediante el Kruger National Park.
En un principio, el viaje de cuatro horas me da mucha pereza, pero cuando entramos en esta provincia, el paisaje cambia y es tan bonito, que te da la impresión, si el ecosistema no ha sido tocado, que estás en Zimbabwe y donde ha sido modificado plantando abetos y eucaliptus, que estás en Suiza. Es un área montañosa, muy verde, con abundante agua, muy poco poblada, donde incluso puedes pescar truchas, que enamora a primera vista. Disfruté mucho del viaje.




Pasamos por Nelspruit y nos dirigimos a una finca lindante con el Kruger que está siendo castigada por los hipopótamos que escapan del parque.


En el Kruger, hay demasiada densidad de animales, tanta, que están acabando con la vegetación, hasta el extremo que los elefantes están matando baobabs, algunos de los cuales, se calcula tienen 4.000 años. Si no llueve pronto, habrá una gran mortandad de animales por inanición.
Los operarios de la finca, han conseguido hacer regresar al hipopótamo (imvubu en idioma Zulú) al parque y el operario que repara a diario la valla electrificada, ha dejado esta operativa de nuevo.
Vemos en el río que delimita el Kruger, elefantes que acuden a comer marula, búfalos, rinocerontes, hipopótamos, cocodrilos, waterbucks, etc.

23/1/16
A primera hora, visitamos el punto de cruce del hipo hacía la finca. Este ha vuelto a romper la valla, pero ha regresado al Kruger. No me resulta nada difícil dado el tamaño y peso del animal, encontrar el lugar por donde sale del agua, bajo unos arbolillos y paralela al primer campo de cultivo, veo claramente la senda que usa para dirigirse al interior de la finca. Nos comunicamos con National Parks y les decimos que esta noche le haremos una espera. Nos ruegan que visitemos otra finca, donde los hipos están destrozando la cosecha de unos colonos, saliendo del río Crocodile. Hacia allí vamos y lo cierto es que me apena la impotencia de esta gente. Los animales están comiendo las plantas de maíz joven y las de cacahuetes, También toman unos frutos parecidos a una pera que son deliciosos.




Como Sandra y Jasper consideran que tenemos mayores probabilidades en la finca donde el hipo rompe el cable, decidimos hacer allí la espera.
Cenamos a las 18 h. y ya de noche, pero con luna llena, vamos al punto de cruce. Hay dos hipos pastando al otro lado de la valla, dentro del parque, pero un coche de los que lleva turistas a mostrarles la fauna nocturna, pasa con todas las luces encendidas y ahuyenta a los dos animales. Maldigo para mis adentros a los del vehículo y pienso que la noche está perdida.
Jasper se aparta de nosotros con su cámara de visión térmica y Sandra con la suya se queda conmigo. Pasan las horas y nos sentamos en el borde del bancal que hay junto a la valla. Sandra que tiene lógicamente mucho mejor oído que yo, oye algo a nuestra espalada y cuando se gira, me dice “mira dónde está el hipo” Me asombra verlo a escasos 8-10 mts pastando en el lado del parque, junto a la valla y dirigiéndose hacia dónde está rota. Jasper, lo ve venir y cuando cree que va a cruzar, otro mayor aparece, ahuyenta al primero y cruza decidido.
Nos reunimos y preparamos los rifles, Sandra su 416 Taylor con munición sólida y yo su 375H&H con munición también sólida. Jasper manejará el foco de mano. Le digo a Sandra que doble el tiro sin esperar a que dé un paso el hipo, estamos demasiado cerca del parque y hay que tumbarlo, antes de que pueda retronar al mismo.
Salimos a marcha rápida a cortar su trayectoria, cuando salga de la zona de sombra de los arbolillos y esté a punto de entrar en el primer campo de cultivo. Los PH me piden que no haga ruido al caminar, no se dan cuenta de que, en esa situación de absoluto silencio y sentidos alerta, se oye claramente los pasos de los demás pero no los propios. Escogemos un lugar a sotavento para esperar al coloso. Yo estoy el primero por la izquierda y a la sombra de uno de los últimos arbolillos. Estoy respirando fuerte y me dicen que no haga tanto ruido, es la adrenalina, modero la respiración en lo posible, pero la emoción es mucha.
Todavía no veo al hipo, ellos sí porque usan sus aparatos de visión térmica. Estoy de pie sobre un plano inclinado, esto hace que me duela la zona lumbar, con máximo tiento, trato de cambiar de postura y me vuelven a decir que no haga ruido!!!
Ya veo relucir el lomo húmedo del animal a la luz de la luna, se acerca lentamente y mi espalda me duele cada vez más. Sigue pastando mientras se acerca, ahora se desplaza hacia nuestra izquierda desviándose de su senda, si sigue así, entrará bajo el arbolillo en el que estamos cobijados y solo yo, podré hacer un tiro frontal, sin suficiente luz para acertar en su pequeño cerebro.
Afortunadamente, regresa a su senda y los PH me preguntan si me siento confortable para dispararle a la luz de la luna. Les digo que sí y ellos que de acuerdo, pero que espere a tenerlo totalmente enfrente.
Sigue acercándose muy lentamente, ahora se gira hacia su derecha y lo tengo casi de cara, debo esperar a que se atraviese. Continúa avanzando y se atraviesa, me dicen que cuando quiera, dispare. El animal está a unos 10 mts y lo veo perféctamente con la brillante luz de la luna llena. Apunto a la paleta y disparo, el rugido del 416 de mi hija, que suena décimas de segundo después, me deja un doloroso pitido en la oreja derecha. El animal, retrocede y gira de cara hacia nosotros. Ahora tengo su cabeza a placer, pregunto si le disparo de nuevo y Jasper me dice que no es necesario.
Cuando menos lo esperamos, da media y sale corriendo hacia el parque y le disparamos los dos de nuevo. Jasper corre detrás de él diciéndome que corra, que se va!!! Le digo a Sandra, que lógicamente corre más que yo, que no me espere y corra a rematarlo. Corro guiándome por la posición de Jasper y encuentro a Sandra de bruces en el suelo, pues ha caído. Gracias a la adrenalina y a que pesa poco más de 60 kg, la agarro de la espalda de su jersey y la levanto en vilo. Seguimos corriendo los dos y antes de llegar a la valla, alcanzamos a Jasper que nos pide que nos acerquemos. El hipo está en el suelo agonizando. Pregunto si le disparo y me dice Jasper que ya no hace falta. En su agonía, abre la boca y Sandra me da una palmada en la espalda de felicitación, le ha visto los colmillos y son muy grandes.
Entre los tres y haciendo toda la fuerza que podemos, lo giramos para que descanse sobre su vientre. El esfuerzo, es sobrehumano, pues un macho como este, pesa entre 2.600 y 3.500 kg y este, no es de los pequeños.


Cuando le abrimos la boca, vemos que hemos cazado un gran trofeo, como dice Sandra, uno entre treinta. Hacemos fotos como para una boda, encendemos todas las luces para ello, nos da la risa tonta debido a la descarga de la bendita adrenalina, hablamos alto y bromeamos, mientras oímos rugir a un leopardo cerca de la valla y a los leones más hacia el interior del parque. Jasper ilumina hacia donde se oye el leopardo y descubre a escasos 60 mts, otro hipo macho que ha cruzado también la valla rota. Nos acercamos y a la luz de la linterna, le hacemos una foto. Da una arrancada y cuando ya he vuelto a meter una bala en la recámara para defendernos, se esconde debajo de un arbolillo. De vuelta hacia nuestro hipo, pasamos muy cerca de él, sin perderle la cara y con el rifle dispuesto.




Llega el personal de Jasper y los trabajadores de la finca y entre todos, pelan y despiezan el hipo in situ. Una vez finalizada la labor, no queda absolutamente nada, pues aprovechan toda su magnífica “ñama” (carne).


Al llegar al lodge, me doy una buena ducha y desparasito, pues me dejé las polainas en casa y las garrapatas me lo recuerdan casi a diario. Me acuesto rendido a las cuatro de la madrugada.

24/1/16
A las seis me despierto y pese a haber dormido tan solo 2 horas, ya no consigo volverme a dormir. Curiosamente, a Sandra le ocurre lo mismo. Supongo que debe ser de nuevo, otra consecuencia de la bendita descarga de adrenalina.
Respecto a la adrenalina, hay un dicho africano que me contó Sandra y me hizo mucha gracia, dicen que es marrón y huele mal !!!
Cargamos la impedimenta y tras un buen desayuno con Jasper y familia, tomamos camino del aeropuerto. Otro pequeño trozo de mi corazón, se queda en Mpumalanga. Amo a África.

Carlos Mas

Lista de Relatos