De cazador para cazadores

Cazando en lo libre en Sudáfrica



Este es el relato de un safari diferente, la acción se desarrolla en campos de cultivo de maíz, naranjos, fincas dedicadas a la explotación de ganado vacuno, etc. En ningún momento, estuvimos cazando en los ranchos de caza típicos de Sudáfrica. Cazamos pues, animales autóctonos que no están prisioneros de ningún tipo de vallado. Un trofeo cazado en estas condiciones, te sabe mejor, es más valioso. Igualmente tiene su precio, pues pertenece al propietario de la finca, pero es más “auténtico”.

Quiero comenzar dando las gracias a mi hija Sandra, a Stefan y a Wollie, cazadores profesionales que dejaron su quehacer diario para atenderme y hacerme disfrutar del África auténtica.

10/5/2012

Me recoge mi hija Sandra en el aeropuerto, tras menos de dos horas de viaje, llegamos a su casa de Modimolle, (Waterberg, Limpopo). Tras asearme y almorzar, vistamos una concesión con un lodge precioso, centramos el 375H&H de mi hija con munición sólida, para el hipo que tenemos intención de cazar y recogemos unos trofeos de nuestros clientes, para llevarlos al taxidermista.

Tras la cena, salimos a cazar. Nuestro principal objetivo, son el Bushpig y el Serval cat.

Nuestro primer trofeo, es un Steenbuck muy bueno cazado con el 22. Es una delicia cazar pequeños antílopes con este calibre, capaz de mucho más de lo que su pequeño proyectil aparenta.

Vemos muchos Reedbuck común. La zona del valle del río Nyl (lo llamaron así los Boers cuando tras semanas de viaje en carreta, lo descubrieron creyendo que habían llegado al Nilo) y la provincia de Natal, son las únicas donde la variedad sureña de este antílope es autóctono. Acuden a los campos de maíz de noche a alimentarse, necesitan de espacios abiertos y no son capaces de adaptarse a las zonas valladas. Vemos uno muy bueno y pese a que en el momento de apuntar solo le veo los ojos, me hago con él de un disparo del 30.06. Es un trofeo precioso y el animal, es grande, los machos, pesan 80-90 kg.

Han visto bushpigs en dos ocasiones, pero yo no he conseguido verlos. Es difícil localizarlos dentro del maíz.

Me hago también de un Chacal a la carrera con el 22 y de un buen faco que se arranca de nuestros pies con el 30.06

Hasta ahora, yo había aleccionado a mi hija en asuntos de caza, como es natural en un padre. Es un sentimiento extraño, que ahora sea ella, nuestro profesional en Sudáfrica la que me alecciona.








11/5/2.012

Por la mañana, hemos estado en la delegación del ministerio de agricultura para gestionar unos permisos de Elefante y una autorización para transportar carne de suidos. Un funcionario, lo es tanto en España como en África, vemos a una señora que ocupa un buen despacho haciendo calceta!!!

Al anochecer, hemos ido a una enorme finca dedicada al cultivo del maíz y cacahuetes. Vemos kudus, duikers y steenbucks. Fallo un faco bastante lejano con el 30.06 y ya de noche, un caracal y dos Serval cat, hiriendo un tercero que no conseguimos cobrar con el 22. Tenemos que comprobar el centrado de este rifle. Me hago con un puerco-espín enorme (20 kg)

Es increíble la densidad de Serval cat de esta finca.




12/5/2.012

Viajamos hacia Hoedspruit, una ciudad a las puertas del famoso Kruger National Park que tiene todos los atractivos imaginables para los turistas: paseos a lomos de Elefante, Interacción con leones, artesanía local, etc.

De camino, pasamos por Tzaneen, pueblo enclavado en una zona montañosa, muy verde y con enormes bosques de repoblación de pinos y eucaliptus, que recuerda a los paisajes del norte de España. La pluviometría en esta área, es muy alta, sobre los 1.200 lts/m2 anuales.

Después de cenar pescado del índico, salimos hacia una finca de naranjos a tratar de dar caza a un hipo PAC (control de animales problemáticos).

Los hipos, siguiendo un afluente del Limpopo, escapan del Kruger y los granjeros, pagan las consecuencias. En la finca a la que nos dirigimos, hace pocos días, un hipo ha partido en dos a un trabajador de la misma.

De camino, un granjero, llama diciendo que hay un gran hipo en su jardín, pero damos prioridad a los de los naranjos por el riesgo que corre el personal de la explotación.

Vemos tres hipos, pero ninguno es un peligroso gran macho. De todas formas, la experiencia ha sido muy divertida, perseguir de noche entre filas de naranjos a animales malhumorados que pueden llegar a los 3.000 kg es una descarga de adrenalina asegurada.






13/5/2012

El lodge que usamos, Kokariba, sin ser lujoso, es muy cómodo y de trato familiar.

Recorremos los naranjos donde estuvimos anoche y comprobamos que los visitan varios hipos, entre ellos, un macho descomunal. Pese a que han hecho una zanja perimetral a modo de trinchera para evitar el acceso de los hipos a los cultivos, encontramos tres puntos de cruce desde el río hacia los naranjos. Más tarde, visitamos al granjero al que le entra el hipo en el jardín. Se trata en realidad de dos hipos, macho y hembra adultos, que acuden a diario. Esta noche, hacemos dos visitas a los naranjos, la primera, a las 20 h. sin resultado, la segunda a las 23 h. En ésta hemos localizado un hipo de buen tamaño, tras un largo juego del ratón y el gato entre naranjos, hemos conseguido ponernos a escasos 3 mts del animal. Es un macho joven y los hemos dejado marchar.




14/5/2.012

Revisamos la finca de los naranjos y encontramos las huellas del hipo grande sobre las de nuestro vehículo. Por lo tanto, entró muy tarde anoche, después de marchar nosotros.

Borramos todas las huellas de los tres puntos de entrada para saber esta noche cuando volvamos si hay alguno en la finca.

Si el hipo del jardín vuelve, nos avisarán. En los naranjos, después de la muerte del trabajador, nadie aceptará salir de noche para avisarnos si ve actividad.

Vamos a los naranjos a las 21h. descubrimos un hipo grande y comienza el juego del ratón y el gato. Conseguimos ponernos a tiro y disparamos Sandra y yo, ella con un 416 Taylor y yo con su 375HH. Los tiros, resultan traseros y el hipo huye entre naranjos, Lo volvemos a ver y le disparamos de nuevo, en total le hacemos siete disparos, pero el hipo es realmente duro.

Comienza el pisteo más estresante de mi vida. Buscar un hipo herido de noche a la luz de las linternas y entre los árboles, es de todo menos divertido. Primero, deja mucha sangre, pero luego, se va haciendo más escasa. Llevamos cerca de dos horas siguiendo su rastro y Stefan decide ir a una charca que hay en la finca, pues el hipo parece que tras dar muchas vueltas, lleva esa dirección. Allí lo encontramos, hay apenas 20 cm de agua y está totalmente descubierto. No se mueve ya pero está todavía vivo. Hacen falta tres tiros de remate para acabar con su agonía.




15/5/2.012

Recogemos el trofeo del hipo y volvemos a Modimolle.

La zona de Waterberg, es rica en caza y se consiguen buenos trofeos de Reedbuck común, Bushpig, Bushbuck y Kudu, como el que cazó Sandra pocos días antes de mi llegada.

Esta noche, volvemos a salir. Localiza Wollie un African Wild Cat y con el 22, me hago con él a la carrera a 75 mts. Más tarde, vemos dos bushpigs. Apunto al primero y tras el disparo del 30.06 sale corriendo, soltamos al sabueso que da con él rápidamente. Está muerto a tan solo 10 mts del disparo. Es un macho muy bonito. Un trofeo que todavía no había conseguido y que como a todo cazador de jabalís, me hacía mucha ilusión.

Vemos varios babuinos en un escarpado. Buscando al macho, que finalmente no aparece, pierdo un tiempo precioso para hacerme con alguno.

Wollie localiza un animal desconocido para mí, una mangosta gigante. Le hago dos disparos a la carrera con el 22 alcanzándola con el segundo, pero se marcha herida. Soltamos el sabueso que la acorrala en un riachuelo y nos hacemos con ella. Es también un animal realmente hermoso.

A escasos 500 mts y tras salir de un atasco en el barro, Wollie ve un magnífico bushbuck a la orilla del riachuelo. Le disparo con el 30.06 y salta herido a la corriente. Stefan y Sandra lo cobran no sin precaución, son animales muy agresivos estando heridos.






16/5/2.012

Sandra y Stefan se quedan haciendo el papeleo para un safari de León y Elefante que comienza el viernes.

Salgo tarde con Wollie a recechar un Klipspringer grande que tiene localizado. Lo encontramos, pero nos localiza antes y sale huyendo.

Compruebo el 22 y lo centro, impactaba cinco clics a la izquierda.

De noche, vamos a la finca sembrada de maíz y cacahuetes. En la entrada, descubrimos una Civeta y la cobro de un tiro en el cuello. Más tarde, disparo a un Serval cat con el 22 demasiado lejano y después cometo el mismo error con la escopeta disparando fuera de su alcance a dos Serval cat que están juntos.






17/5/2.012

A primera hora, visito una granja de cocodrilos para comprar unos regalos. Hacen cinturones, llaveros, etc. Me sorprende que con su grasa, hagan un ungüento que ayuda a combatir la psoriasis y otras enfermedades de la piel.

Salgo con Wollie y su perra weimaraner a recechar Klipspringer. Vemos seis pero sin ocasión de disparo, nos localizan siempre ellos antes a nosotros. La perra, perfectamente adiestrada, se pega a los talones de su dueño y no busca si este no se lo ordena.

Cambiamos de estrategia, vamos al lugar donde vimos el klipspringer ayer y le haremos un aguardo esperando que acuda a la pared rocosa al atardecer. Tras un ligero almuerzo, extendemos una lona sobre el pasto y aprovechamos para hacer una siesta. Me despiertan unos lametones en los labios, me levanto sobresaltado creyendo que se trata de Wollie, afortunadamente, es la perra!!! Le doy un puntapié pero en cuanto me vuelvo a dormir y comienzo a roncar, la perra me dispensa un nuevo lametazo. Creo que el animal cree que con mis ronquidos ahuyentaré a nuestro invitado.

Sobre las 15 h, descubrimos un Klipspringer acostado a unos 200 mts. El animal, permanece vigilante. Tratamos de acercarnos, pero en cuanto nos movemos, queda cubierto por la arboleda de la orilla del riachuelo. Volvemos a nuestra posición inicial y sigue pareciéndonos un tiro largo.

Iniciamos un nuevo rececho y descubrimos la hembra, está de pie y parece que ha recelado algo. Tras larga observación y moviéndonos un poco a la derecha, vemos el macho, está también de pie mirando a la hembra y terciado a unos 120 mts. Wollie improvisa un apoyo y le disparo al estómago para no estropear tan delicado trofeo. Lo cobramos e inmediatamente ponemos en hielo para que no se estropee su piel.

Stefan ha estado en Mabalingwe cazando elefantes.

Sorprende en Sudáfrica la cantidad de policías que ves por todos lados. Cuando pregunto, resulta que no son tales, sino practicantes de la religión ZCC que llevan siempre una gorra policial y una estrella de sheriff en el pecho.

Hemos cenado lomo de Hipopótamo y solomillo de Reedbuck. Ambas carnes, son excelentes, pero prefiero la primera, es semejante a la ternera, algo fibrosa pero muy tierna y sabrosa.

Mañana, Sandra y Stefan salen hacia Hoedspruit a cazar Elefante y Búfalo. A mí me lleva Wollie hacia el aeropuerto de Johannesburgo para tomar el avión hacia Harare (Zimbabwe)






Carlos Mas Sudáfrica, Mayo de 2.012

Lista de Relatos