De cazador para cazadores

Corzos y jabalís en Polonia con DDoptics



Estimado y sufrido lector,

En esta ocasión, te llevaré a cazar corzos y jabalís a Polonia, un destino y caza que ya conoces, con unos amigos que tampoco te son desconocidos, Andrzej y Joan.

También conoces el rifle que voy a llevar, mi Bergara B14 del 7mmRM, pero el que es nuevo y aprovecho para mostrarte, es el visor, un DDoptics 2,5-15x56 N-FX de tercera generación con Ifiber. Óptica alemana de gran calidad y precio medio que tú y yo iremos descubriendo al unísono.

Lo primero que llama la atención de este visor, es la sensación de robustez que da, pues no tiene partes de plástico, todo él es metálico y pensado para durar. Pese a ello, no es excesivamente pesado.



Resulta intuitivo el uso de las torretas, como si lo hubiera diseñado un mecánico, una vez puesto a cero, hay en cada torreta una enorme ranura para aflojarla con una moneda, con lo que queda libre el tapón graduado de los “clics” y de esta forma, hacer coincidir el cero de la graduación con la flecha que indica en qué posición se encuentra la escala. Una vez hecho esto, con la misma moneda, apretamos el tornillo y listo. Pero no acaba aquí la mano del mecánico, lleva un detalle que nos permite usar la torreta de regulación en altura, como una torreta balística, una tuerca grafilada (Zerostop) que, girando hacia arriba, ajustamos al tubo de regulación y apretamos con un pequeño destornillador que trae el visor, para que no permita que el tapón que mueve los clics, baje por debajo de ese punto y solo pueda subir. De esta forma, no se puede perder nunca el cero, pudiendo usar el visor incluso sin la tapa de la torreta vertical. Para usarla como una torreta balística, basta con seguir el proceso que más adelante te explico y a continuación pegar unas señales de color que trae el visor para marcar cada distancia.



Otro factor diferencial de este visor, es que va equipado con IFiber, una retícula iluminada de fibra de vidrio inteligente, con sensor de movimiento y posición, así como un pequeño microprocesador y software integrado. Su punto luminoso se apaga cuando ya no lo necesitas, porque el rifle deja de moverse y se reactiva cuando lo necesitas, porque el rifle vuelve a moverse. De esta forma, ni se nos descarga la pila porque la hemos dejado encendida, ni se nos apaga la retícula iluminada cuando más la necesitamos.

Las características de este visor son:
- El tubo es de 30 mm.
- Es robusto, porque está fabricado con un cuerpo aleación de aluminio.
- Es waterproof, pues está relleno con nitrógeno.
- La retícula, se halla colocada en segundo plano focal y no engrandece al subir los aumentos.
- Su campo de visión es de 15 mts a 100 mts con 2,5 aumentos y de 2,5 mts a 15 aumentos y a la misma distancia.
- Las torretas, son totalmente metálicas.
- Va equipado con torreta lateral para corrección de paralaje (o paralelaje, como prefieren algunos).
- La retícula, es la nueva 4N, más fina, que tapa pues menos el objetivo.
- Rango de ajuste total: 184 clics = 1.8m a 100m (1 clic = 1 cm a 100 mts)
- Gran rango de zoom V6, desde 2,5 hasta 15 aumentos.
- Zerostop para ASV (parada cero)

Otro dato muy importante y difícil de evaluar, es la transmisión luminosa. Para comprobar que nos encontramos ante un firme candidato a emplear en esperas nocturnas, empleando una cámara fotográfica, he hecho una foto (que te muestro) a través del visor con malas condiciones de luz. Para comparar, fotografié un conjunto de chimeneas situado a 100 mts de día e hice otra foto del mismo conjunto y a la misma distancia, que ya de noche no se ve a simple vista, con el visor puesto a 7 aumentos, que es cuando este tipo de visores, dan una mayor luminosidad. Esto es debido a que la pupila de salida, que se obtiene con la fórmula = diámetro del objetivo/n° de aumentos, se incrementa con los aumentos, hasta que la pupila de salida es 7, pero no conviene que sea superior a este valor, porque la pupila humana completamente dilatada sólo llega a 7, todo valor superior a esta pupila de salida, significará un desperdicio de luz. Como ves en la foto nocturna, por fuera del visor, no se ve nada, pero a través del mismo, podríamos apuntar perfectamente a un jabalí a 100 mts.






Instalo el visor en el rifle y me dirijo al campo de tiro, primero lo centro a 50 mts y luego a 100, lo dejo impactando 5 cm alto a esta distancia, para no tener que hacer correcciones hasta 300 mts. Observad en la foto el grupo que obtuve con el conjunto B14/DDoptics, dos disparos en una superficie menor que un euro a 100 mts. La munición con el que lo centro, es recargada por mí, punta Nosler Ballistic Tip de 140 grs sobre 71,4 grs de Vihtavuori N165 (que da una velocidad muy regular en boca del arma de 970 m/s.), para corzos, porque necesitan una munición que expanda con facilidad, pues son muy resistentes a los disparos. Como esta munición sería demasiado blanda para jabalís, cargo también la misma punta, pero soldada (Nosler Accubond), que tiene el mismo peso y coeficiente balístico, y por lo tanto, el punto de impacto, es el mismo, pero la punta no se fragmenta con tanta facilidad al impacto. Si vais a emplear esta carga, tened siempre en cuenta que no hay dos rifles iguales, proceded con cautela y comenzad con una carga un 10% menor de la que os puedan recomendar o encontréis en publicaciones especializadas, para después ir subiendo la carga de dos en dos grains y estando pendientes de cualquier signo de sobrepresión.




Me dirás estimado lector, que no hace falta tanta precisión para cazar, tienes razón, pero imagina la seguridad que te da en el momento del disparo, saber que estás usando un conjunto tan preciso!!!!

Una vez centrado el rifle, aflojo los tornillos que sujetan los tapones graduados de las torretas y hago coincidir el cero con la marca de referencia de cada una de ellas, os puedo asegurar, que nunca me ha resultado tan fácil esta operación. Por último, subo la tuerca de tope de la torreta vertical y la fijo mediante el tornillo que lleva a tal efecto, tengo absoluta seguridad de que el visor no perderá jamás el cero accidentalmente.

Para el uso de la torreta vertical como torreta balística, lo primero que debemos hacer, es procurarnos una tabla balística de nuestra munición, en el caso de la comercial, si no la lleva en la propia caja de cartuchos, la encontraréis en la Web de la marca, si como yo recargáis, hay en Internet páginas donde calcularla, yo uso la de la Web de Hornady, es sencilla y da la información necesaria, solo debes conocer el peso de punta, el coeficiente balístico (B. C.) y la velocidad de salida de la bala. Obtengo con ella estos datos:




Como he regulado el rifle impactando 5 cm alto a 100 mts, el segundo cero lo tengo a 225 mts, a 300 mts impacta 13,9 cm bajo y a 400 mts cae 47,5 cm.

Entre 0 y 250 mts, la bala impacta unos 5 cm por encima o por debajo del blanco, como el área vital de un animal del tamaño de un corzo, rebeco, jabalí, venado, etc. es mayor que esa medida, opino que no es necesario hacer correcciones en altura, la primera corrección, la haremos a 300, la segunda a 350 y la tercera a 400 mts.

En nuestro visor, sabemos que 1 clic significa 1 cm a 100 mts, por lo tanto, son 2 cm a 200 mts, 3 cm a 300 mts, etc.

Para tener una primera aproximación de los clics necesarios a las diferentes distancias, hacemos el cálculo:

300 mts, la bala cae 13,9 cm, como a esa distancia cada clic son 3 cm, dividimos 13,9/3 = 5 clics (aprox.)

350 mts, la bala cae 28,6 cm, como a esa distancia cada clic son 3,5 cm, dividimos 28,6/3,5 = 8 clics (aprox.)

400 mts, la bala cae 47,5 cm, como a esa distancia cada clic son 4 cm, dividimos 47,5/4 = 12 clics (aprox.)

Considero que los disparos a 400 mts son casos excepcionales y deben intentarse solo en situaciones en las que una mayor aproximación es imposible. Por encima de esa distancia, mejor no disparar, las variables como el viento, ángulo de disparo, apoyo poco correcto, etc. harán que fallemos la mayoría de las veces, errando el disparo o lo que es peor, hiriendo al animal. Pensad que a 500 mts, una bala tan rápida como la nuestra (970 m/s) cae un metro.

Conociendo estos datos, me dirijo a comprobarlos disparando:

300 mts, subiendo los 5 clics teóricos, el rifle impacta centrado.
350 mts, subiendo los 8 clics teóricos, el rifle impacta centrado.
400 mts, subiendo los 12 clics teóricos, el rifle impacta 8 cm alto, bajo pues 2 clics que a esa distancia significan 8 cm y el rifle impacta centrado.

Ya puedo pues, colocar los adhesivos que trae el visor, para marcar las diferentes distancias en la torreta. En mi caso:
5 clics = 300 mts
8 clics = 350 mts
10 clics = 400 mts.



23/5

Salimos Joan y yo desde Barcelona, como de costumbre, la intervención de armas nos despacha con rapidez y amabilidad, no nos ponen ningún inconveniente para poner la caja de la munición, dentro de la maleta y ambas identificadas con el precinto ZZZZ, pero al despachar el equipaje, uno de los empleados de LOT, no tiene claro si esto es legal, llaman al responsable de la compañía y el señor se demora porque estaba ocupado, nos pide disculpas por la espera y dice que no hay ninguna norma que lo prohíba.

Llegamos a Varsovia a las 16 h. Nos recoge Andrzej y en su nuevo 4x4 de 500 CV de potencia, en poco más de una hora, estamos en Nacpolsk, donde se halla la finca de Slawek. Después de almorzar, salimos de caza. El suelo, es muy rico y se cultivan fresas, maíz y toda clase de verduras, ello hace que esté muy habitado y me sorprende cazar entre casas de campo, vehículos agrícolas y recogedores de fresas. Vemos un primer grupo de tres corzos, pero salen corriendo. Más tarde, vemos una hembra y un macho joven, ya oscureciendo, vemos un corzo de largo trofeo, que nos mira desafiante a unos 100 mts, está totalmente descubierto y al disparo, sale corriendo como si no le hubiera dado, afortunadamente, me acompaña Mikel, el hijo de Andrzej, que es un cazador experto, lo observa con los prismáticos y dice que le ha visto sangre en el codillo. Vamos al tiro y no hay gota de sangre, pero Mikel lo encuentra donde lo ha perdido de vista, justo antes de entrar en un ya alto trigal. Si no hubiera estado Mikel y el corzo hubiera corrido 2 mts. más, habríamos creído que lo había fallado y el trofeo se habría perdido. No deja de sorprenderme la fortaleza de estos animales, el tiro, estaba bien colocado y de salida, el agujero es de unos 4 cm de diámetro.








Joan ha disparado a un gran jabalí, pero al disparo ha salido huyendo, lo han seguido ayudados por el visor térmico y Slawek le ha disparado a corta distancia, pero tampoco ha caído. Están ambos un poco contrariados, las bromas sobre el tema, tampoco ayudan a olvidar lo sucedido.


24/5

Ayer nos acostamos pasadas las 24 h y nos hemos levantado a las 2, 40 h. y sin apenas dormir, ya estamos de nuevo cazando, pues amanece a las 3 h. Hoy vemos más corzos, pero también infinidad de liebres, faisanes y zorros. También vemos grullas, cigüeñas y huellas de alce.








Localizamos en un campo de cereal un corzo de curioso trofeo, le entramos metidos entre árboles y apoyándome en el tronco de uno, le disparo y cae sobre su huella, el disparo impacta un poco alto y la bala hace un gran destrozo de entrada, probablemente consecuencia de haber tocado una ramita antes de alcanzar al trofeo.

Me dice Mikel que ahora ya no tiraremos más corzos si no se trata de uno realmente grande, seguimos buscando y casi llegando a las instalaciones de la finca, Mikel descubre el gran trofeo que nos permite un nuevo disparo, está en un campo de cultivo a unos 200 mts, al disparo cae sobre su huella, realmente el B14 equipado con este nuevo visor, está resultando letal. El trofeo, es largo, perlado y simétrico, una belleza.





Al reunirnos con los compañeros, tenemos la alegría de que Joan ha cazado dos corzos, pero uno de ellos pesa su trofeo 600 grs, es el corzo de su vida y la ilusión de todo cazador.

Tras poco más de una hora de sueño, viajamos hacia Kalki, donde Andrzej tiene su bonita finca. Nos dividimos en dos grupos y anocheciendo salimos a recechar jabalís con luna. El maíz está creciendo y estos aprovechándose de ello. Vemos varios, pero la mucha luz que da la luna casi llena, parece que les da inseguridad y huyen antes de darnos ocasión de disparo. Finamente, podemos acercarnos a un grupo de unos 15 jabalís, hay de tres tamaños y Andrzej me dice que dispare a uno de los medianos por no matar ninguna hembra con crías, así lo hago y al impacto, oímos al animal quejarse, con el visor térmico, registramos en la dirección de huida y lo vemos caído en un bancal. Cuando lo cobro, la alegría es doble, se trata de una hembra de 75 kg, pero no está parida.






Joan caza también un macho de unos 60 kg, Andrzej me dice que lo acompañe en el quad a cobrarlo, pero Joan se ofrece voluntario, se lo agradezco mucho, lo cierto es que ya son las 2 h. y estoy realmente cansado.


25/5

Me levanto a las 9 h. con sentimiento de culpabilidad por haber dormido tanto, cuando me despejo, comprendo lo absurdo de ese sentimiento. La antigua mansión prusiana de la finca de Andrzej, no solo ha mejorado por la restauración que está realizando, también en lo gastronómico, el desayuno es digno de recordar, vamos bien!!!!




A Joan, le ha picado un insecto en el ojo, lo tiene como un tomate, toma medicamento y se pone crema para curarlo, pero al final, lo que resulta “mano de santo”, es una compresa de hielo.

Slawek recibe una llamada de su finca, han encontrado el jabalí al que disparó Joan y también el que “remato” él, ambos estaban cerca de donde les habían disparado. Disparando lo hacen bien, pero no les veo yo futuro como pisteros.

Vamos a un lago que hay en la finca de Andrzej a pescar, en el centro del mismo, hay un majestuoso cisne nadando, imágenes como esta te recuerdan que hay que dar gracias a la naturaleza cada día.




Andrzej y Slawek han pescado 15 lucios, 5 de los cuales rondan los 6 kg. La pesca ha resultado muy productiva, probablemente debido a que estaba a punto de llover. Han liberado todos los pescados.




Hoy cazaré con Wojtek, me alegra encontrar a viejos amigos. Después de cenar, salgo con él y Andrzej, Joan y Slawek formando otro grupo, nos colocamos en una torreta y les oímos disparar en dos ocasiones. Lo primero que nos entra, es un alce y más tarde un grupo de jabalís, primero vemos cuatro, pero nos damos cuenta de que también hay rayones, para cuando identificamos la hembra, los animales quedan a cubierto de mi disparo por un desnivel, esperamos pues a que se descubran de nuevo, pero un cambio de viento debido a la tormenta que se acerca, les lleva nuestro olor, les veo huir y no tengo claro cuál es la madre de los pequeños, no arriesgo pues el disparo.

Nos alcanza la tormenta y debemos desistir pues la noche ha quedado muy oscura. Levantamos el puesto y nos reunimos con nuestros amigos, Slawek ha cazado una hembra y Andrzej con mi rifle un primal, me comenta que con la luz de la luna, ha visto perfectamente a los jabalís. Me gusta tener una segunda opinión sobre el visor que estoy probando.

Para de llover y volvemos a salir de caza, vemos un jabalí en una siembra y lo sobrepasamos con el coche para no espantarlo, regresamos andando, pero el animal recela algo y huye. Nos colocamos en la torreta, pero vuelve a llover y debemos dar la noche por terminada. Cuando nos reunimos de nuevo, nos enteramos de que Andrzej ha cazado un jabalí de unos 130 kg.


26/5

Amanece lloviendo y la predicción indica que lo hará durante todo el día. Joan se ha levantado con la cara hinchada por las picadas de mosquito, lo cierto es que estos son muy grandes y abundantes. Compramos en el pueblo un medicamento contra la alergia que parece le va bien.

Salimos a las 21h. a cazar, ha parado de llover, pero tan pronto nos sentamos en una torreta, comienza a llover, llueve y llueve durante horas. Oímos gruñir un jabalí, pero no vemos nada, decidimos cambiar de torreta y en el camino, Wojtek ve con el visor térmico algo que de momento no identificamos, se mueve y vemos que se trata de una jabalí seguida de rayones, al momento se le unen media docena más y una manada de más de 20 rayones. Damos la vuelta para entrarles con el viento a favor y los perdemos.

Oímos un disparo y vemos venir dos jabalís huyendo del mismo, hay una línea de árboles entre ellos y nosotros, intentamos mejorarnos, pero llegamos tarde. Terminamos la noche en la otra torreta sin ver nada más.

Juan ha cazado un jabalí.


27/5

Amanece soleado y salimos a pescar, primero lo intentamos en un lago que han creado los castores, más tarde en otro lago también propiedad de Andrzej, que es más profundo, pesco con jig, al segundo lance, noto dos picadas, pero no se clava, me muevo hacia mi derecha y pruebo varias veces de nuevo, noto una nueva picada sin clavar, parece que no están hambrientos, cuando estoy pensando que es mejor dejarlo, ya cerca de la orilla, siento una fuerte picada y me lleva un buen rato cansar el luchador pez, cuando lo veo, compruebo con alegría que se trata de un gran lucio, lo saco con cuidado del agua, hacemos unas fotos y lo suelto. Es el mayor lucio que he pescado en mi vida.

Por la tarde, salgo con Wojtek a cazar corzos, la temporada ya está terminando y se ven bastantes ciervos, pero pocos corzos, primero uno joven que hay que dejar crecer, más tarde, en una zona anegada, vemos un macho que por las hechuras es viejo y tiene un trofeo regular, el animal se escabulle entre la vegetación, pero con el visor a 15 aumentos, le apunto buscando la mano opuesta, pues está de culo, al disparo, cae sobre su huella. Me cuesta un poco encontrarlo, pero cuando lo cobramos, la alegría es doble, por mi parte, porque se trata de un animal muy viejo con un trofeo ya regresivo, pero muy perlado y bastante grueso, en definitiva, un selectivo muy bonito, por parte de Wojtek, porque es un corzo al que disparó la semana pasada un cazador alemán, al que él acompañaba como guía y le hizo un rasponazo en la base del cuello.

Salgo de noche de nuevo a los jabalís, estoy colocado en una torreta y a eso de las 24, 30 h. veo un bulto a más de 200 mts, con el visor térmico me parece un jabalí, bajo de la torreta y camino hacia él, está en el centro de un gran sembrado de maíz, no tengo pues posibilidad de cubrirme, cuando estoy a unos 80 mts, me paro y lo observo con el visor térmico, es un gran macho que está de culo, quiero hacerlo bien y esperar a que se atraviese, cuando lo hace, me ve y sale huyendo, entre poner el térmico en el bolsillo, descolgar el rifle, sacar el seguro y apuntar, el animal que corre como alma que lleva el diablo, ha entrado en una zona más oscura, le disparo antes de perderlo de vista, pero lo fallo, estos disparos suelen quedar traseros, consecuencia de que instintivamente, paramos de correr la mano antes de entrar la pieza en una zona donde dejaremos de verla.

Andrzej y Slawek han cazado un jabalí caza uno, Joan a herido uno que se ha metido en territorio ruso. Como recordarás estimado lector, cazamos en la misma frontera del oblast ruso de Kaliningrado. Aquí saltarse la frontera, es algo muy serio, que puede traer serias consecuencias. Slawek dice que, si les das Vodka a los guardas rusos, no pasa nada, pero mejor no probar.


28/5

Tras recoger los cráneos de los corzos, vamos de pesca. La mañana, es soleada y no aparenta ser demasiado propicia, pero tras una docena de lances, tengo la primera picada, es un lucio de ¾ Kg que no lucha demasiado, lo libero, vuelvo a lanzar al mismo lugar y pica otro, este sí lucha más, pesa algo más de 1kg. Andrzej y Slawek han pescado también un lucio, que pesa más o menos lo mismo.

Joan se marcha a cazar corzos de nuevo, se pierde por el camino, pero afortunadamente encuentra a unos paisanos reunidos junto a una cruz en oración (los polacos son muy religiosos) que le orientan, consigue llegar al punto de reunión con el guía y termina cazando un viejo corzo.




Salgo con Andrzej y Slawek antes de la cena y vemos algunos corzos que no tiramos, pues no nos quedan permisos. Un zorro está sentado comiendo algo en un campo de alfalfa, Andrzej me da la distancia, 172 mts, no tengo pues que subir clics, lo apunto y el B14 con el nuevo visor DDopitics hacen el resto, realmente es un conjunto que da confianza. La Nosler Ballistic Tip que estoy empleando para animales de piel fina, hace un buen trabajo.




Después de cenar, salimos a cazar jabalís, voy a la torreta de ayer y debido a la luna llena, no se ve movimiento. Las horas pasan lentamente, a la 1h. veo movimiento al otro extremo del enorme bancal. Bajo de la torreta y por el camino que lo bordea, me dirijo hacia allí, cuando llego, no los veo porque están en una hondonada, en cuanto emergen de ella, voy a su encuentro, son cuatro jabalís de mediano porte y siete rayones, los observo por el visor térmico y me doy cuenta de que los rayones siguen a los que van en cabeza, supongo pues que el último jabalí, que es de los mayores, no será una madre. Me dirijo hacia él y me ve, se queda mirándome y yo inmóvil, cuando baja la cabeza y comienza a comer, levanto el rifle para apuntarle, sale corriendo y lo fallo. Algo hago mal, pues los jabalís me ven, es posible que tal como supone Andrzej, me acerco demasiado confiando en que tienen mala vista. También he comprobado, que tirar de noche a un animal a la carrera, es mucho más difícil que hacerlo de día.

Mañana, salimos hacia Varsovia y es el cumpleaños de mi hija Sandra, le mando una felicitación deseándole que lo pase bien, seguro que es así, pues está haciendo en su finca de Sudáfrica, lo que le gusta, cazar.


Kalki, Prusia Oriental, Polonia.
Calos Mas

Lista de Relatos