De cazador para cazadores

Nosler Partition




La punta universal por excelencia que nunca te defraudará. Apta tanto para montería, aguardo, rececho o safari.
La balística terminal o de efectos, es la ciencia que estudia el comportamiento de las puntas (balas) al impactar con su objetivo.

No hay punta que pueda corregir los errores de un mal tirador, si le da en el rabo a un animal, se marchará (puede que sin rabo) para no volverlo a ver nunca más.
Hoy te voy a hablar querido y sufrido lector, de una punta que impactando al animal en su sitio, nos asegura un trabajo perfecto en todas las situaciones para poder cobrarlo. Se trata de la Nosler Partition.
Podemos describirla, como una punta de doble núcleo con tabique central. La ojiva, es bastante blanda, lo que le confiere poder de parada y facilidad de expansión en animales blandos, pero el tabique intermedio, impide que se siga aplastando y penetra lo que haga falta. Estas características, la hacen apropiada con cualquier calibre medio, tanto para recechar el muy blando, pero increíblemente encajador corzo, al que la mayoría de puntas pueden hacerle un sedal, para aguardar un gran navajero protegido por su dura coraza, donde muchas puntas se aplastarán y quedarán hechas una moneda antes de penetrar lo suficiente, como para un safari de antílopes donde la penetración es fundamental en animales tan grandes y resistentes como un eland, kudu, hartebeest, etc.



Cuando nuestros clientes preguntan qué punta deben usar en su próximo safari, es una de las dos puntas que recomiendo. Jamás ninguno de ellos me ha dicho a su regreso que le haya defraudado su comportamiento. Y muchos, la siguen usando para siempre en las monterías y recechos en España.

Mi hija Sandra, PH en Sudáfrica, es una enamorada de esta punta. Tanto es así, que cuando un propietario de una finca que le debía dinero, le propuso que se cobrara la deuda cazando un viejo macho de jirafa. Ella, que tiene 16 rifles a su disposición incluyendo 470, 416 Taylor, 375H&H, etc., se llevó su 308W cargado con Nosler Partition de 165 grs. Al primer tiro, el enorme macho de jirafa fue al suelo. Quien haya cazado una jirafa, sabe lo duras que son. Pero Sandra sabe dónde colocar el tiro y que esa punta hace el trabajo por dura que sea la prueba.



La montan casi todas las marcas de cartuchería americanas y Norma entre las europeas, esta última la identifica como Norma Nosler.

De las dos puntas recuperadas que os muestro, la de la izquierda, es la de un buen jabalí al que disparé a 50 mts atravesándole la caja torácica, obsérvese que pese a la terrible deformación y pérdida de la ojiva completa, conserva la mitad posterior del proyectil, lo cual le permitió seguir penetrando. El diámetro final casi dobla al inicial.





Para mi nuevo B14 del 7mmRM, me dispongo a preparar munición con esta punta en 160 grs. Observad la magnífica presentación de los productos Nosler, que nos permite intuir la calidad de sus productos. A la izquierda, Nosler partition de 160 grs, en el centro, la guía de recarga y a la derecha, las vainas del 7mmRM.



Consultando la guía de recarga, vemos que la máxima precisión, se consiguió con la pólvora Vihtuavori N165. Usando esta pólvora y partiendo de la cantidad recomendada, voy subiendo las cargas paulatinamente hasta dar con la más precisa en torno a los 900 m/s.


Si váis a recargar, tened siempre en cuenta que no hay dos rifles iguales, proceded con cautela y comenzad con una carga un 10% menor de la que os puedan recomendar o encontréis en publicaciones especializadas, para después ir subiendo la carga de dos en dos grains y estando pendientes de cuaquier signo de sobrepresión.


Con la carga definida, preparo una caja de cartuchos y me dirijo al campo de tiro para centrar el rifle. Coloco la diana a 100 mts, el primer disparo, impacta a la altura del 10 pero un poco a la izquierda, corrijo unos “clics” y ahora impacta tal como deseo, 5 cm por encima del centro de la diana, pero todavía a la izquierda, corrijo en deriva y el siguiente disparo pega exáctamente donde deseo, centrado y 5 cm por encima del centro, hago un disparo de comprobación y me satisface tanto el resultado, que no me resisto a mostraros la diana, el disparo se solapa con el anterior. Mi Bergara B14, tira como un rifle de competición, pero es que además, la Nosler Partition es una bala sumamente precisa, a ello contribuye en gran medida su buen coeficiente balístico, que en este caso, para la 7 mm de 160 grs. es de 0,475.



Hago impactar a mis rifles 5-8 cm por encima del centro de la diana, por que de esta forma y debido a la parábola que describe el proyectil, impactan centrado a 40 mts, 5-8 cm alto a 100 mts, centrado de nuevo a 200 mts y unos 30 cm bajo a 300 mts. Como el área vital de un venado, gamo o jabalí, es mayor que esos 30 cm en el peor de los casos, puedo disparar sin corregir clics en altura hasta 300 mts, que es una distancia más que respetable. La única corrección que hago si el animal veo a simple vista que está muy lejos, es ponerle la línea horizontal de la cruz del visor enrasada con su lomo, de esta forma y teniendo en cuenta la caída de la bala, el disparo impactará más o menos centrado.

El domingo 21 de febrero, viajo a La Guingueta d’Àneu, pequeña población situada en Les Valls d’Àneu, una serie de valles enclavados en pleno Pirineo de Lérida, junto al Valle de Arán.


El lugar, sobrecoge por su belleza. En el Hotel Cases, me reuno con mi amigo Joan Valls, durante la buena cena que nos sirven, comentamos emocionados la cacería de gamos no trofeo, que tenemos para mañana con Antonio y Nasi, guardas de la reserva.




El día, amanece lluvioso y funde la poca nieve que hay. Consecuencia de ello, los gamos permanecen muy altos y metidos en el bosque, pero el tesón de Antonio y Nasi, consigue finalmente ponerme a tiro de un animal selectivo cubierto entre pinos. Consigo hacerme con él y os muestro el trabajo de la Partition. Observad la diferencia entre el agujero de entrada y el de salida después de atravesar las paletas del animal. Como os comentaba al principio del artículo, esta bala siempre cumple, por dificil que sea el reto.





Celebramos el buen fin de la jornada cinegética dando cuenta de un magnífico espetec de Can Valls, con el que nos obsequia el amigo Joan, regado por un buen vino tinto de la zona. Mañana Joan y yo regresaremos a nuestros respectivos hogares, pero con la seguridad de que volveremos una y otra vez, a cazar en este enclave tan sumamente bello.

Saludos y buena caza.
Carlos Mas, febrero de 2.016